Una danza macabra en la Galería Antonia Puyó

El pasado día 30 de marzo con motivo de la exposición “Una danza macabra” de Sergio Aragón Belmonte en la Galería Antonia Puyó, se realizó la presentación del libro homónimo que el artista ha realizado donde se recogen los grabados de la serie que presenta en la galería acompañados de textos escritos por Samuel Hereza.

 

En el proyecto que expone en la galería, Sergio Aragón parte de la temática de las danzas de la muerte para realizar una investigación que culmina en los grabados presentados y que realizó durante una estancia en 2015 en Venecia. Con este proyecto ha sido galardonado por el Ministerio de Educación y Cultura con el Premio Nacional de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Artes Plásticas y Diseño en 2016.

 

Las danzas de la muerte o danzas macabras son un género artístico tardo-medieval cuyo tema era la universalidad de la muerte basado en la idea del “memento mori” (recuerda que vas a morir). Fueron concebidas para evidenciar la finitud de la vida como único elemento transversal e irrevocable del ser humano para todos, independientemente de la edad o estamento social al que se pertenezca.

 

Con este punto de partida, Sergio Aragón realiza una profunda investigación sobre el género con especial atención a los grabados realizados por Hans Holbein a partir de los que trabaja sus dibujos y grabados recuperando, actualizando y poniendo en contexto está asentada tradición de la literatura y las artes visuales, particularmente recurrente enla historia del grabado. Lo que expone en Antonia Puyó nos ofrece una amplia visión tanto del género como del proceso creativo que ha seguido el artista. Podemos ver el material histórico y gráfico sobre el que ha investigado y que le sirven de inspiración (en un recorrido que va desde grabados del siglo XV hasta manifestaciones recientes del género), los dibujos preparatorios para los grabados, las planchas matrices de los linóleos y las nueve linografías finales que forman la colección.

 

Sergio Aragón realiza una actualización del género y pone en el escenario macabro situaciones y personajes actuales y cotidianos junto al símbolo alegórico del esqueleto que les recuerda su finitud.

 


 

Performance “Una danza macabra” de Samuel Hereza.

Con motivo de la presentación del libro que recoge todo el proyecto realizado por Sergio Aragón, el artista Samuel Hereza (quien también ha escrito los textos que se encuentran en el libro) realizó una performance bajo la idea de la danza macabra inspirada en las imágenes y los personajes que componen el libro.

 

Samuel Hereza parte de la reflexión sobre el ejercicio individual del cuerpo político y el enfrentamiento a la colectividad de los discursos sociales. En su performance realiza la presentación de la muerte simbolizada en una especie de calavera a la que da de comer trozos de carne cruda. El artista usa su cuerpo también como objeto artístico sobre el que juega e interviene, pintándolo de blanco e incluso automutilándose con un bisturí. Una pieza dura, cruda para representar una danza macabra de una forma muy personal y visceral.

 

La exposición “Una danza macabra”de Sergio Aragón se puede vistiar en la Galería Antonia Puyó hasta el 8 de abril.

 

 

Autor: zarayorkers

Gestión e Innovación cultural (I+C) Búsqueda de conexiones culturales en espacios de tránsito. Take a walk on the Art side.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *