MIZ-Lab: Futuros cambios en el espacio “Los mundos de Sonia”

La vida del emprendedor está llena de cambios y afortunadamente para los que nos quedamos con lo positivo o mejor dicho, para los que nos pueden las ganas de luchar por un sueño, los cambios siempre son buenos o incluso muy buenos.

 

Cuando conocimos a Sonia hace unos meses, su objetivo era cambiar sobre todo la forma de comunicar porque quería darle un aire nuevo al negocio.

 

Hoy, tras haber formado equipo con ella misma y el resto de compañeros del este MIZLAb3, esa corriente de aire refrescante ha llegado hasta el fondo del local y deseamos de corazón haberle ayudado a cumplir su propósito.

 

 

 

Sobra decir, que aunque le hemos asesorado con nuestra mejor intención para que ella pueda rediseñar su espacio (hemos mantenido varias reuniones, realizado visitas, mediciones, planos y bocetos concretos de cómo exponer), queda pendiente la fase más importante: la materialización.

 

Fase 3: Materialización

Llevar a cabo una idea aunque esté plasmada en el papel, no es fácil.

Se necesita energía, tiempo, dinero y sobre todo ayuda de personas cualificadas, que sepan de materiales y que además de coordinarse entre sí, estén acostumbradas al ritmo frenético de una reforma en un local abierto al público.

 

Lo bueno de este proyecto, es que Sonia es una artesana que está acostumbrada a idear y materializar y la verdad es que hemos visualizado  tantas veces la transformación, que el cambio seguro será positivo.

 

 

El nuevo enfoque, como detallamos en el post anterior, es que en primavera “Los mundos de Sonia” sea un obrador de moda y artesanía textil.

De haber tenido más tiempo hubiéramos podido trabajar al detalle la ambientación (marca, iluminación, música, aroma, temperatura, uniforme, etc), pero una vez haya hecho la reforma, esperamos aportar al espacio algunos detalles para soñar con los ojos abiertos.

 

 

Como dijo Calderón de la Barca “… que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.”

 

Muchas gracias Sonia, Mila, Ana, Laura, Esther, David y Moni, porque ha sido genial trabajar con gente con la que nos complementamos tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *