‘Habitación 110’: Ana García Arnaiz y la respuesta a la frustración

La actriz debuta como directora con un corto sobre tres mujeres que necesitan un rato para sí

Las circunstancias adversas que de modo inevitable surgen en algún momento se acompañan de frustración. Esta puede estar en un doloroso desengaño amoroso, la necesidad que obliga a aceptar un trabajo precario o las penurias económicas de seguir en una profesión que apasiona aunque resulte cruel y desmemoriada. Tres manifestaciones del problema plasmadas en las protagonistas de ‘Habitación 110’, unas mujeres que coinciden en un hotel y comparten unas horas de desconexión. La actriz zaragozana Ana García Arnaiz debuta en el guion y la dirección de un cortometraje con un drama de tono amargo en el que no obstante fluyen la comedia, la ironía, la reivindicación de la fortaleza femenina y la alusión a la satisfacción interior y la creatividad como respuesta a la pesadumbre.

La trayectoria interpretativa de Ana García Arnaiz abarca más de dos décadas y se ha centrado en el teatro, con el complemento de la televisión (‘Vaya comunidad’, la primera etapa de ‘Oregón TV’, ‘Reino y Corona’, ‘Los Artigas’ o ‘Grupo 2 Homicidios’) y las participaciones en cortos. Con más de 40 años, edad que por desgracia suele convertirse en un hándicap para las actrices, la vida le ha llevado fuera de la escena, si bien mantiene intactas unas inquietudes que le animaron a desarrollar y sufragar su propia obra.

Su afición a la escritura y la historia que había empezado a alumbrar recibieron el impulso definitivo gracias a la inspiración que favoreció el taller de guion impartido por Michel Gaztambide (‘No habrá paz para los malvados’) en el Centro de Tecnologías Avanzadas (CTA). En las clases coincidió con Javier Estella, de Nanuk Audiovisual, quien se ofreció a ayudarla en las cuestiones técnicas junto a su socio José Manuel Fandos. En la tarea también se ha visto respaldada por profesionales como la realizadora Pilar Gutiérrez.

Ana García Arnaiz (derecha), junto a sus compañeros en el rodaje de ‘Habitación 110’

Ana García Arnaiz señala que su recorrido como espectadora cinematográfica le dio pistas a la hora de elegir los planos, un trabajo detrás de la cámara al que se sumó la gestión de las complicaciones habituales que surgen en el contexto de una producción, de ahí que considere que el reto, en cuanto a aprendizaje, “ha sido un máster”. ‘Habitación 110’ se rodó durante tres intensos días laborables en el Hotel París Centro, ubicado en el barrio de San Pablo.

La guionista y directora encarna a su vez a la trabajadora de la limpieza que no para de pensar en su divorcio, personaje que se evade de la frustración junto a su reservada compañera (Yolanda Blanco) y la mujer que descansa en la habitación (Rosa Lasierra), una intérprete veterana que subsiste en el sector con bolos mal pagados en pueblos. Las actuaciones expresan con nitidez los matices canalizados por Ana García Arnaiz a través del relato, en el que el desencanto abre espacio a la esperanza algo resignada para culminar con humor, rasgo presente en segundo término. El discurso queda condensando también en la simbólica imagen del Goya a la actriz revelación tirado en el jacuzzi y en el sentido metafórico de la última situación, así como en el tema musical a cargo de la cantaora Laura de San Pío durante los créditos.

Cartel del cortometraje ‘Habitación 110’, de Ana García Arnaiz

‘Habitación 110’ se estrenó en el Centro de Historias, donde la afluencia de público motivó que hubiera dos pases. Una respuesta positiva que, unida a la satisfacción personal, prevalece sobre el “esfuerzo” y el “acto de fe” que ha supuesto para Ana García Arnaiz gestionarse su creación. El audiovisual ha seducido a la zaragozana, que mientras mueve el cortometraje por festivales escribe ideas susceptibles de convertirse en su siguiente trabajo.

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Su interés por escribir y comunicar también incluye la creación de contenidos digitales y la gestión de redes sociales. Desde hace seis años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *