Lasca Negra y la colmena que conecta a consumidores y productores locales

Enrique Abenia 3 abril, 2019
Etiquetas: , , , ,

María Jesús Blanco, responsable de la colmena abierta en Lasca Negra

La tienda de alimentos con trufa es la primera de Zaragoza en sumarse a ¡La colmena que dice sí!, iniciativa colaborativa encaminada a crear comunidades de consumo

 

En la afinidad hacia el pequeño comercio laten aspectos como el deseo de descubrir productos de calidad y apoyar a las empresas locales. La colmena abierta en Lasca Negra, tienda especializada en alimentos con trufa (Gascón de Gotor, 13), supone una sugerente opción al conectar a los consumidores con los productores de proximidad: los primeros realizan un pedido ‘online’ semanal que luego recogen cada miércoles por la tarde en el espacio anfitrión, donde tienen la oportunidad de conocer a los artesanos cuando llevan a cabo la distribución. Esta comunidad de consumo, novedosa en Zaragoza (en Huesca hay otra en proceso de construcción), se enmarca en la red y la plataforma web de ¡La colmena que dice sí!, una iniciativa de vertiente social y colaborativa de ámbito europeo con 118 grupos en España.

 

Alex H. Mabry (cerveza Golden Promise) y Rafa Gutiérrez (Melada Huerta Saludable), dos de los productores sumados a la colmena de Lasca Negra
Alex H. Mabry (cerveza Golden Promise) y Rafa Gutiérrez (Melada Huerta Saludable), dos de los productores sumados a la colmena de Lasca Negra

 

“Facilitamos que la gente pueda conseguir productos locales, ecológicos y buenos”, explica María Jesús Blanco, responsable de Lasca Negra junto a su marido Juan Antonio Royo y sus sobrinos David y Teresa. “Me recuerda a la huerta que tenía mi padre, ya que las patatas saben a patata, y el tomate a tomate”, comenta sobre la calidad ofrecida, a lo que añade el detalle de que el producto “se recoge en temporada, cuando toca”. Los consumidores que se han unido a la colmena zaragozana pueden encontrar verduras, frutas, leche, queso, pasta, carne o cerveza.

 

Este modelo participativo de consumo nació en Francia en 2011 y, en expansión y desarrollo por distintos países, llegó a España el verano de 2014 (a Madrid y a Barcelona). En su web, el proyecto resalta entre sus alicientes “comer mejor y local” y “comer justo”, en referencia al apoyo a los productores y elaboradores, quienes “fijan libremente sus precios y reciben una remuneración justa”. “Ofrecemos a cualquier persona los medios para crear un sistema de alimentario justo”, exponen sus artífices, que cuentan con un manifiesto.

 

Lasca Negra inició su andadura comercial en diciembre de 2017. La venta de elaboraciones artesanas con trufa constituye su rasgo distintivo (la mortadela de ternasco, la mermelada de cebolla y la flor de sal con este delicioso hongo lideran las preferencias de sus clientes), pero ante todo exhibe su condición de “tienda de alimentación diferente”, como la define Blanco. El matiz se detecta en que sus propietarios transmiten la ‘historia’ de cada producto: los ingredientes, su origen o la vivencia personal que hay detrás de los encurtidos, las conservas, los embutidos, los aceites, los arroces, los quesos o los vinos. Un espíritu que también se canaliza en su sala del gusto y de la emoción, su espacio de experiencias gastronómicas, ubicado junto a su obrador y donde los consumidores pueden degustar lo que han comprado.

 

Los conceptos que guían ¡La colmena que dice sí! encajan de manera natural con el ideario de Lasca Negra. Tras descubrir el proyecto gracias a su hermana, quesera en León, Blanco se animó a sumarse. La comunidad aún necesita recorrido para adquirir visibilidad y consolidarse, si bien la valoración de las primeras semanas de funcionamiento resulta positiva. Clientas como Asia Crochi no dudan en repetir. “Estoy contentísima. Soy pro kilómetro 0 y este tipo de iniciativas tendrían que ser mucho más habituales en Zaragoza”, subraya la joven.

 

Los consumidores inscritos pueden realizar sus pedidos de jueves a lunes de entre toda la oferta que se especifica en el apartado de venta ‘online’ de esta colmena. Los productores de proximidad gestionan las solicitudes el martes y el miércoles llevan los alimentos a Lasca Negra, donde el horario de recogida abarca de 18.00 a 21.00.

 

Un pedido de la colmena con productos de Melada
Un pedido de la colmena con productos de Melada

Rafa Gutiérrez, de Melada Huerta Saludable (de Movera), y Alexander H. Mabry, cervecero nómada creador de la marca Golden Promise, son dos de los participantes. Ambos encuentran en la colmena una ventana extra para acercarse a los consumidores y crecer. Al hablar con ellos se palpa el esfuerzo y la ilusión presentes en su dedicación, discurso que no obstante se acompaña de un lado amargo debido a las dificultades que se encuentran los productores locales debido a las formas de consumo instauradas en la sociedad y a la falta de un respaldo real por parte de las instituciones. Los artesanos aragoneses “hacen cosas muy buenas que sin embargo no se están consumiendo”, comenta Mabry respecto al problema. Una queja que verbaliza Juan Antonio Royo. “Las salidas productivas del artesano de la provincia de Zaragoza son mínimas. Hay que normalizar ese consumo. El apoyo pasa por sensibilizar y formar al consumidor acerca de qué compra y a quién”, sentencia.

 

Dos botellines de cerveza artesana Golden Promises
Dos botellines de cerveza artesana Golden Promise

 

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Desde hace siete años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor. También escribe en la revista temática 'Imágenes de Actualidad'.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *