En casa… ¡que siga el juego!

Cristina Castejon 14 mayo, 2020
Etiquetas: , , ,

Juegos en cuarentena

«¡Te como y me cuento veinte!» ¿Quién no ha oído esta frase alguna vez? Una de las frases más temidas cuando juegas al parchís.


En esta cuarentena no nos ha quedado más remedio que recluirnos en nuestras casas, pasar el tiempo lo mejor que podamos, si tenemos la suerte de estar sanos, ejercitarnos en la paciencia y… ¿por qué no? volver a jugar.


Tanto si este periodo lo pasas con niños como si no, jugar ayuda a pasar el rato, te mantiene activo, y con un poco de suerte aprendes algo nuevo. Aprender es un estimulante natural que nos ayuda a mantenernos alerta y con talante positivo y juguetón. Algo muy necesario en estos momentos.

Juegos on line



La oferta de juegos online es ilimitada, de esto saben bien en Cinco Reinos
Son especialistas en wargames, juegos de rol, juegos de mesa y cartas y cómics.

Juegos en cuarentena

Javier Bacarizo nos cuenta por teléfono que su idea es proseguir, en lo posible, con algunos torneos y eventos programados para estas semanas y hacerlo de forma on line. En concreto todo lo relativo al fascinante mundo de Magic, así que si estáis interesados poneros en contacto a través de su web para conocer más detalles de las novedades que nos trae mayo.


Si la edad de los niños no permite aún este tipo de juegos y quieres que puedan moverse lo suficiente para calmarlos sin tener que molestar a tu vecino de abajo, Tomás Cabeza de Juegos Tradicionales nos da ideas y en su blog encontraréis muchas más.


Juegos caseros al alcance de todos


Muchos juegos os sonarán porque son clásicos que nunca fallan. Por eso precisamente no deberíamos olvidarlos.


Tomás nos recomienda, que se puedan hacer en casa, entre otros:


– Juego de bolos con botellines: con botellines ya usados, los llenamos de agua para que pesen y los disponemos a modo de bolos. Marcamos una distancia prudencial y con una pelota pequeña, de tenis o similar a tirar y ¡lograr un pleno!
– Con vasos de plástico, un trozo de lana o cordel y una pelotita pequeña hacemos un juego de boliche tradicional. Si no tenemos bola pequeña con papel de aluminio podemos hacer una.
Tres en raya: con chapas de botellín y dibujando en un folio el famoso cuadrado del 3 en raya. Más sencillo imposible.

Las posibilidades son infinitas. A veces con los que más disfrutan los niños es con la preparación del juego en sí. Luego hace falta tener un poco de suerte o habilidad…

Juegos en cuarentena

Juegos de mesa de toda la vida

Esta enumeración de juegos no estaría completa si no comenzáramos por esos juegos que no se olvidan, pero que podemos cambiar un poco para ir variando la fórmula original:


Parchís, organizar pequeños torneos de parchís o cambiar las reglas para que las partidas sean más cortas y emocionantes, solo con dos fichas por ejemplo. Sugerencias para jugadores no estrictos.


Oca, qué gusto da que te toque la oca, y decir «de oca en oca y tiro porque…» Hay cosas que no cambian…

Juegos en cuarentena


– Cartas, ajedrez, dominó... Es hora también de volver a los clásicos juegos de cartas, cuando acabe esta cuarentena seguro que han surgido nuevos forofos del mus y el guiñote que tiran órdagos y cantan las cuarenta a la mínima ocasión.


Jugar a las películas, para facilitar y hacer más rápido el adivinar lo ideal es pensar entre todos primero las películas, anotarlas en papelitos y al azar ir abriendo según te toque. Es muy divertido comprobar las dotes de mimo de cada uno y ver como vamos de imaginación para conectar los títulos de las películas. Se pueden también adivinar series.

– Juegos de mesa que ya se han vuelto clásicos, como el Monopoly, el Trivial, el Risk o el Tabú a los que se han unido juegos tan especiales como el Dixit, que ya ha recibido numerosos premios y se ha editado varias extensiones de sus enigmáticas cartas.



Como veis, el que no juega en esta cuarentena es porque no quiere, ¡elige tu juego!


Y recuerda, cuando esto acabe, estarán tus tiendas de juegos esperándote.

Fotos Unsplash

Autor: Cristina Castejon

De letras hasta la médula, siempre he pensado que la narrativa es el pastel, no la guinda. Da igual que sea en un libro o una peli, las buenas historias siempre nos enganchan. Escribo para mi blog www.cdecontar.com y para todo aquel que necesite poner alma a su marca o servicio. Me encanta mirar escaparates, contemplar fachadas y descubrir rincones escondidos. Creo que Zaragoza está plagada de buenas historias: ziudadanos curiosos, ¡callejeemos para darles caza!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *