Emprendo y te lo cuento: mis 2 métodos para ser creativo y resolutivo

Cristina Castejon 30 mayo, 2019

Emprendedores creativos y resolutivos

Todos deberíamos practicar el ejercicio diario de imaginar 6 cosas imposibles antes del desayuno. En mi caso, reconozco que hay una salvedad: tendría que ser después del desayuno.

 

Seguro que habéis oído hablar de ese ejercicio de creatividad, se lo debemos a Alicia en el País de las Maravillas. Es fácil meterse en pellejo de Alicia y decir algo así como, “primera cosa imposible: animales que hablan, segunda: pociones para aumentar de tamaño…”

 

Lo difícil es ponernos ante nuestra vida real y planificada y dejar volar la imaginación hacia cosas imposibles. Y es difícil, para empezar, porque es un ejercicio que no solemos hacer. En el colegio no se premia la creatividad y arrastramos esa pereza y pudor a imaginar y a ser creativos.

¿Somos creativos?
¿Somos creativos?

Lo identificamos con algo más propio de actividades que dependen de la inspiración. Pero es que, emprendedores, si no somos creativos, ¡nuestro chiringuito cerrará al finalizar el verano!

 

Si yo hubiera hecho el ejercicio de Alicia hace poco más de un año, mi primera idea imposible hubiera llegado rauda y veloz a mi mente: “ser mi propia jefa viviendo de lo que me gusta”.

 

Para alguien que ha trabajado por cuenta ajena bastantes años, el hecho de emprender no deja de ser una idea alocada.
Y de hecho, cuando las cosas no salen como debieran o el ánimo no está en su mejor momento, conjuro esa idea y pienso: “vaya, mi primera idea imposible se hizo hecho realidad, vamos a por la segunda”.

 

Ser creativo e imaginarnos soluciones ingeniosas en nuestro día a día, no es solo cuestión de un lunes por la mañana antes de las tostadas. Es algo que requiere un estricto entrenamiento, como los gladiadores del crossfit levantan pesos y arrastran ruedas de tractor, todos los días. ¡Esfuerzo y perseverancia!

Creativos y enfocados a la búsqueda de oportunidades de negocio

Cuando hablo de que los emprendedores tenemos que ser creativos, hablo de ser creativo para buscar oportunidades de negocio. ¿Hay algo que no estemos haciendo y deberíamos hacer? Seguro que sí, pero… ¿por donde empezamos?

Os doy mis dos métodos, el clasicazo e inmediato DAFO, y el más etéreo y a largo plazo: mi árbol de referencias.

 

Yo combino ambos, os lo cuento a continuación:

DAFO: análisis sin parálisis

 

El DAFO es la tortilla de patatas del análisis, todo el mundo piensa que sabe hacerla hasta que te pones a ello y te das cuenta de lo complicado que te quede jugosita y en su punto.
Y por otro lado, mira que nos soluciona la vida, -y una cena improvisada-, una buena tortilla de patatas. Pues igualito que un DAFO.

 

Os recomiendo para el DAFO:

  • Seriedad y enclaustramiento absoluto,
  • DAFO de esos de rincón de pensar,
  • O de plantarnos frente a una pizarra en blanco y anotar.
  • O con Post it en papel kraft en la pared.
  • Como más os guste pero ayuda manipular algo físico. A mi un DAFO en pantalla no me sale igual, es demasiado fácil eliminar el texto, -y las ideas-, con una tecla.

 

Enfrentarse con un DAFO nos da esa parálisis por análisis, ¿verdad? Pero todos deberíamos hacerlo de vez en cuando para otear los cambios y estar listos para enfocarlos.

 

Sobre todo haced hincapié en las oportunidades y las amenazas.

  • ¿Como se las apaña tu competencia para salir adelante?
  • ¿Qué está haciendo mejor que tú?
  • Y tus clientes, ¿les preguntas para conocer su opinión?
  • ¿Te estás perdiendo alguna oportunidad?

 

No dejéis de haceros la gran pregunta: ¿Hay algo que no estás haciendo y deberías hacer? El sensor de auto fustigamiento de los emprendedores puede dispararse hasta extremos marcianos en este caso. Vamos a controlarlo y quedarnos con lo útil, focalizándonos en lo posible.

 

Cuando tengamos nuestro DAFO listo preguntemos a algún amigo o familiar, de los pacientes y abnegados, que conozca nuestro negocio y pueda comentarnos sus impresiones y criticarnos con tranquilidad.

Segundo método para ser creativos y resolutivos:

Planta tu árbol de referentes creativos
Planta tu árbol de referentes creativos

Planta tu árbol de referentes creativos

 

Os recomiendo tener vuestros referentes, vuestros modelos a seguir y a partir de ellos echar volar la imaginación de lo que podéis llegar a ser.

 

Cuando comenzamos con nuestro proyecto, estamos solos con nuestra gran idea, que se hincha como un zepelín, sube y sube y no hay forma de hacerla aterrizar para que sea una idea de negocio. Sabemos lo que queremos hacer pero… el COMO se nos escapa.

 

Es bueno en ese momento observar… y robar de nuestros modelos. No robar para copiar, no, roba como un artista
Como dijo David Bowie: “el único arte que estudiaré, serán las cosas de las que pueda robar. ”

No se si estaréis de acuerdo. Pero haced esta reflexión: ¿a quién os gustaría pareceros? ¿Cómo hace las cosas la persona que os inspira?

No tiene porque pertenecer a vuestro mismo campo laboral. Seguro que hay personas de cuyos trabajos algún momento has pensado: “vaya, ¡es fantástico! Ojalá se me hubiera ocurrido a mi”. Otro de las claves para localizar modelos que nos inspiren es pensar que nos hubiera encantado quedar con esa persona, tomar un café o una caña y hablar de nuestras cosas porque hubierais conectado y compartido ideas.

 

Una vez que localicéis a vuestros referentes, que pueden estar ya criando malvas, eso no es un problema, -estamos hablando de ideas imposibles-, haceros con una foto de ellos. Ponerla en vuestro cuarto de trabajo. Y averiguad quién era la persona a quién ellos admiraban.

 

Eso os hará remontaros en el tiempo y en sus influencias, tener modelos de vuestros modelos a imitar. Es como si a vuestro referente le salieran ramas de las que colgar. Cuanto más os vayáis hacia atrás en el tiempo, más frondoso será vuestro árbol.

 

Cuando tengáis ya vuestros referentes más claros es hora que una rama vuestra crezca en el árbol. Y será vuestra porque también tenéis vuestra forma de crear las cosas.

 

No es una estrategia a corto plazo, pero ya como dice Ana Hernández Serena , «el lema del emprendedor es vista larga, paso corto». Y este es de vista larga.

 

Además este método nos hace tomar conciencia de todo lo estupendo que ya se ha hecho. Esa losa que llevamos para conseguir ser originales y creativos desde cero se hará mas liviana sobre vuestros hombros. Hay gente que le deprime la idea de no ser totalmente original pero a mi me parece de lo más consolador.

 

Así que ya sabéis, emprendedoras, emprendedores, nos vemos por el camino o… plantando nuestro árbol.

Autor: Cristina Castejon

De letras hasta la médula, siempre he pensado que la narrativa es el pastel, no la guinda. Da igual que sea en un libro o una peli, las buenas historias siempre nos enganchan. Escribo para mi blog cdecontar y para todo aquel que necesite poner alma a su marca o servicio. Me encanta mirar escaparates, contemplar fachadas y descubrir rincones escondidos. Creo que Zaragoza está plagada de buenas historias: ziudadanos curiosos, ¡callejeemos para darles caza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *