El proceso creativo en la obra de Víctor Solanas-Díaz

Sergio Sevilla 27 febrero, 2014
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

zarayorkers

Tradicionalmente, el producto final ha sido muy importante en el mundo del Arte, el resultado es la obra de arte en sí, lo que vemos y lo que se expone, pero detrás de esa obra resultante hay un proceso de creación.

 

En ocasiones, este proceso de creación queda oculto tras la obra final y apenas tiene importancia en la propia obra, pero otras veces, el proceso es una parte importante de la obra, tanto que sin él la obra quizá no tendría sentido. En esta línea, las vanguardias de los sesenta y setenta potenciaron el proceso creativo y el concepto, desarrollando nuevas prácticas artísticas como el happening, la performance, el arte procesual, arte de acción, etc. El proceso de creación se reivindicó como propia obra de arte frente al objeto físico. Estas prácticas han perdurado y han convivido con otras llegando hasta la actualidad.

 

zarayorkers

En esta línea, en el trabajo de Víctor Solanas-Díaz tiene una gran importancia el proceso creativo. Ya vimos en los Diálogos Trans Social Express que en su trabajo, de un fuerte carácter conceptual, el artista ofrece mucho peso al proceso de producción -de principio a fin. Desde el origen del concepto y de la idea, hasta su materialización física.

 

Desde la perspectiva del proceso creativo como obra de arte en sí, nos interesa mucho el proceso de intervención que Víctor realiza en el espacio, desde el inicio de la obra hasta el final. Este proceso interventivo está muy relacionado con el arte de acción y la performance, en su sentido más amplio. Solanas-Díaz no lo utiliza tanto desde el punto de la improvisación (su trabajo parte de unos patrones establecidos a priori muy estudiados) como de la estética, el asombro y la acción en sí. De ahí que la construcción de la obra, de la ocupación física del espacio tenga tanto peso en su trabajo.

 

Esta ocupación física del espacio, como ya comentamos en una entrada anterior, está planificada, calculada y se debe a un criterio conceptual y matemático muy definido. También el proceso de instalación está muy pautado, concretado y calculado, pero no por ello deja de sorprendernos, más bien al contrario, su maestría en el uso de la cinta adhesiva, el diseño de sus patrones y el control de los tiempos nos asombran aún más.

 

El proceso performativo de creación en Córner MIZ ha sido registrado en vídeo por Pablo Urueña debido a ese carácter artístico que comentamos, una obra en sí de carácter única y temporal (efímera como su instalación de Tape Art) para que pueda ser vista y recordada. También se pueden consultar las fotografías del proceso creativo.

 

DSC_0090

Pero del mismo modo que el proceso de construcción, de instalación, de materialización es importante en su obra, también lo es el proceso de desmaterialización, de deconstrucción o de des-instalación. Volvemos a relacionarlo con la performance y con el arte de acción. Con esto se cierra el ciclo efímero de la obra: origen, creación, materialización, instalación, permanencia, desmaterialización, desinstalación, desaparición. Únicamente queda el recuerdo, los registros documentales y los desechos (los residuos de cinta adhesiva) con los que, en ocasiones, abre un nuevo ciclo y crea nuevas esculturas.

 

Su obra está instalada en Córner MIZ hasta el día 14 de marzo. Ese mismo día por la tarde procederá a su desinstalación y desmaterialización: una nueva oportunidad de conocer el proceso creativo de Víctor Solanas-Díaz. Os esperamos a todos para disfrutar de este momento.

 

Autor: Sergio Sevilla

Gestión e Innovación cultural (I+C) Búsqueda de conexiones culturales en espacios de tránsito. Take a walk on the Art side.

1 opinión en “El proceso creativo en la obra de Víctor Solanas-Díaz”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *