Javier Remírez de Ganuza en Córner MIZ

Sergio Sevilla 14 mayo, 2015
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Anónimos&Múltiples II: Javier Ramírez de Ganuza ‘Remy’

Javier Remírez de Ganuza es el artista que ha realizado la segunda intervención del ciclo Anónimos&Múltiples (que durante este año 2015 se está desarrollando) en el espacio Córner MIZ de Zaragoza Activa. Como vimos en los Diálogos Anónimos&Múltiples, Remy es un artista plástico que desarrolla su obra dentro de un profundo lenguaje expresionista y que tiene una gran facilidad para ir del horror vacui más abigarrado al esquematismo más depurado.

La intervención que ha realizado en Córner MIZ está formada por dos obras efímeras muy diferenciadas en cuanto a su aspecto formal. La primera parte de su intervención está encajada en el arco de ladrillo y la ha realizado bajo un estilo muy próximo al arte urbano.  Es una obra realizada con pintura en espray y formalmente está compuesta a partir de la concentración-dispersión y superposición de multitud de puntos de color. Esta técnica de concentración y superposición Remy la usa con frecuencia en sus obras (sobre todo en obras con un carácter más lineal) con la que consigue efectos realmente especiales y de gran calidad de detalle. En esta pintura, Remy elabora un retrato figurativo -más bien un autoretrato- a partir de esa concentración de puntos de diferentes colores, de carácter plano, con los que consigue dar forma y volumen a la cara representada, su propia cara.

Intervención de Remy en Córner MIZ
Intervención de Remy en Córner MIZ

Considero que está realizando un autorretrato ya que, además de ciertos parecidos físicos entre la figura y el artista, la proyección de su identidad personal es una de las constantes en su obra pictórica. Ya sea por prolongación de esa identidad personal -y por tanto de su ego de artista- ya sea porque, en realidad, su propia representación física es lo que Remy mejor conoce: a sí mismo y a su yo representado.

En este caso, Remy utiliza este autorretrato para hablarnos de la construcción de la identidad personal, en general, y por tanto también la construcción de la identidad digital. Los múltiples puntos de color que ha pintado sobre la pared responden a identidades individuales anónimas que conviven en un espacio común, un espacio digital, podríamos decir. Son identidades digitales -también consideradas por Remy como energías- que confluyen, se enlazan y crean una red relacional al concentrarse y establecer vínculos. El autorretrato funciona como la representación gráfica y física de esa red creada a partir de las relaciones entre las diversas identidades (puntos de color) que existen en el espacio digital. Una representación figurativa que se construye a partir de la concentración y conexión de relaciones digitales.

Sobre esta red de conexiones digitales, Remy ha incluido una figura geométrica básica repetida tres veces: el triángulo isósceles que ha cobrado protagonismo en su obra actualmente. A la izquierda del rostro aparecen dos triángulos conectados formando la representación gráfica del símbolo matemático del infinito dispuesto en vertical. Bajo esta forma se lee la palabra «infinito» haciendo una posible alusión a una infinita prolongación de la identidad personal. A la derecha, aparace la firma del artista, una esquemática corona de tres triángulos verticales con dos líneas horizontales y sobre ella otro triángulo de color naranja.

Javier Remírez de Ganuza en Córner MIZ
Javier Remírez de Ganuza en Córner MIZ

La segunda parte de la obra es diferente en su aspecto formal a la primera y muy diferente al lenguaje expresionista al que Remy nos tiene acostumbrados. Sobre este muro el artista ha realizado una composición geométrica muy esquemática formada en su mayor parte por triángulos isósceles o formas derivadas de ellos. El triángulo ha tomado una gran importancia en la obra de Javier Remírez de Ganuza hasta el punto de convertirse en una especie de elemento fetiche (posiblemente derivado de su propia firma: una corona de tres triángulos o picos, por lo que, de nuevo, nos estaría hablando de su propia identidad). A partir de esta forma geométrica básica construye nuevas formas combinadas y las dispone en el espacio siguiendo una estructura de imperfecta simetría pero equilibrada,  donde las formas parecen establecer una tensión que les provoca un ligero movimiento en el espacio.

Además de los triángulos simples, los triángulos concéntricos y las pirámides, Remy ha dibujado unas formas ovaladas en color azul y rojo. Estas formas ovaladas contienen unos rostros figurativos elaborados de forma muy orgánica a partir de un trazo continuo en blanco. Este sistema de dibujo continuo (sin interrumpir el trazo) está directamente relacionado con la escritura automática surrealista y con el arte de acción y Remy lo utiliza con frecuencia. De cerca son una especie de garabato automático que forman rostros humanos o caras, pero esos trazos faciales dibujados dentro de un óvalo son también huellas dactilares. La huella dactilar es de carácter único y personal y son una identificación gráfica única de nuestra identidad personal. Remy ha representado unas huellas dactilares con rostros, con caras en su interior como matizando la máxima representación de la identidad personal.

En conjunto, esta segunda parte de la intervención tiene un marcado carácter tribal. Con detalle, podemos percibir como si nos estuviese mostrando la representación de una máscara tribal africana, esquemática, simplificada y con rasgos faciales muy marcados. Este aire tribal y primitivo enlaza con lo más profundo de la raíz humana, de nuestra identidad, de nuestro origen y de dónde venimos. Considero, que es una vista hacia atrás para conocer quiénes somos y poder construir una identidad propia en la actualidad y en el futuro más próximo. En definitiva, es otra representación gráfica figurativa de una identidad global, con esas huellas dactilares faciales a modo de escarificaciones sobre el rostro, profundizando en el. A esta máscara tribal le añade el término «MAGNETISM» (magnetismo); el magnetismo es una propiedad física por la que los objetos ejercen fuerzas de atracción o repulsión sobre otros materiales y Remy puede que la introduzca para hablarnos de las fuerzas de atracción y repulsión en la construcción de la red de identidades digitales.

Esta es la construcción de una identidad personal y global a través de las manos de Javier Remírez de Ganuza.

remy_comb

La intervención de Javier Remírez de Ganuza puede verse en el espacio Córner MIZ hasta mediados de junio.

Autor: Sergio Sevilla

Gestión e Innovación cultural (I+C) Búsqueda de conexiones culturales en espacios de tránsito. Take a walk on the Art side.

1 opinión en “Javier Remírez de Ganuza en Córner MIZ”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *