Un espacio imaginativo: calvo i mayayo

Os seré sincera: no tenía nada claro con qué me iba a encontrar cuando visité Calvo i Mayayo. En su web pone que su “mayor deseo es poner el arte y la cultura al alcance de todos”.

“¡Menudo cliché!” fue lo primero que pensé… No tenía ni idea de lo que me iba a transmitir este espacio.

Definirlo como una pinacoteca no le hace justicia. Quizás una galería de artes decorativas se queda corto. ¿Una tienda de cosas especiales? Tampoco es exactamente eso.  Más bien yo lo definiría como el espacio en el que sentir, percibir y comprar el arte en todas sus expresiones.

Pintura, arte floral, joyería, indumentaria… No hay arte que se resista a David Calvo Mayayo y sus colaboradores. Cualquier disciplina es bienvenida en este espacio de la calle Cadena, en el barrio de la Magdalena en el que confluyen 14 artistas. Desde proyectos de arquitectura hasta diseño de zapatos: no hay nada que se resista siempre y cuando estéticamente encaje en su estilo y se salga fuera de lo comercial.

Desde exposiciones sobre Japón hasta joyas francesas, en  Calvo i mayayo han sabido adaptarse a la cultura aragonesa para ofrecer algo más que arte.

La formación es uno de los valores añadidos que ellos ofrecen al público y además colaboran en eventos como las fiestas del barrio decorando la Iglesia de San Miguel con su arte floral.

La mayoría de sus clientes los conocen por internet o bien por el boca a boca. Cuando se disponen a hacer un proyecto, se basan en cuánto dinero se quiere invertir y en base a ello se prepara la propuesta.

Quizás revisando mis notas llego a la conclusión de que me quedo con la definición de David: “somos captores de objetos bellos”.
Sin duda, un lugar para tener en cuenta a la hora de decorar y decorarnos.

¡Os animo a visitarlo!
calvo i mayayo galeria
calle la cadena 28
50001 zaragoza

Teléfono:0034 976395621 (cita previa)

Autor: LeticiaStream

Blogger, emprendedora y soñadora. Enamorada de la vida y de la moda. Fiel creyente en el Karma, busco el zapato adecuado para conquistar el mundo. Si no puedo hacer algo, es porque todavía no lo he intentado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *