Emprendo y te lo cuento: ¿competidores o colaboradores?

Cristina Castejon 29 octubre, 2019

¿competidores o colaboradores?

Cuando mi abuelo Juan llegó a Zaragoza a montar su consulta como dentista solo había 7 dentistas más.

 

Mi abuelo era de Jaca, donde había sido el único dentista unos cuantos años pero tenía claro que aquello se le quedaba pequeño. Así que con mi abuela, algún hijo ya, y unos ahorros, -en ese tiempo pedir crédito era una deshonra-, decidió montar su consulta en la calle Alfonso.

 

Y lo primero que hizo a continuación fue ir a visitar a los dentistas que ya estaban establecidos en la ciudad.

Los visitó uno por uno, no eran muchos, y les explicó que acababa de llegar, tenía la consulta en tal calle y que como colega que era, quería presentarse y conocerlos.

 

La forma en como hizo esa presentación, con la humildad del recién llegado pero también con la seguridad tranquila de su trayectoria profesional, es algo que años más tarde recordaban esos mismos médicos con cariño y respeto.

Desde ese momento, ese pequeño grupo de dentistas de capital, ya asentados, en vez de verlo como un intruso, no tuvieron más remedio que considerarlo como uno más. Y poco a poco sentó las bases de lo que serían a partir de entonces las relaciones con sus colegas, compartiendo pacientes y conocimientos. Todos acabaron ganando.

 

Ha llovido mucho desde entonces y podemos pensar que esa que esa actitud ya no se lleva. Lo que vale ahora es la lucha a muerte, la competencia feroz, ¿para qué colaborar? ¿Colaborar es de perdedores?

 

¿Competidores o colaboradores?

 

Será que es mi abuelo y me sale la vena nostálgica pero creo firmemente en el poder de las relaciones colaborativas en el mundo de la empresa. Y más en el del emprendimiento.

 

Y si tenemos alguna duda creo que con el uso de internet esa forma de trabajar ha pasado a convertirse en una regla de oro.

 

Como no hemos llegado los primeros ya hay muchos otros haciéndolo mejor que nosotros. Colaborar es aprender de ellos para perfeccionarte y también para completar tu oferta de servicios para tus clientes.

 

Por infinitas horas que empleemos en nuestros proyectos emprendedores y mil ideas originales que se nos ocurran, solo somos tan buenos como la gente de la que nos rodeamos.

 

Debemos juntarnos con el talento.

 

Colaborar y competir no tiene porque excluirse
Colaborar y competir no tiene porque excluirse

¿Por qué es tan difícil colaborar?

 

Para empezar porque no hemos crecido haciéndolo. Desde que somos niños es más fácil pensar en lo que “yo quiero”. Pero no es solo cuestión de educación, en las empresas no se priman los objetivos compartidos ni se suele crear un entorno de confianza para desarrollarlos.

 

Además hay ciertas cualidades personales que debemos poseer y desarrollar a la hora de colaborar:

Escucha activa, para conocer los objetivos de los otros: nada de hablar como un loro solo de lo que tú necesitas,
Creatividad, para descubrir como encajar los objetivos de los otros en los tuyos,
Compromiso y liderazgo: para llevar a cabo lo acordado con tus colaboradores,
Autoconfianza: absténganse los inseguros que van a sufrir compartiendo el secreto de su negocio súper escalable. Mejor que fleten un avión a San Francisco en busca de un business angel a la medida de sus sueños.

Colaboradores y aprovechados

 

Una relación de colaboración es una planta delicada, hay que cuidarla bien para que no se malogre.

Aquí es donde aparece uno de los mayores peligros para que esa planta dé su fruto: la aparición de un falso colaborador, es decir, del clásico aprovechado.

 

Y es que hay que tener claro una condición sin la cual no puede darse una colaboración plena: la existencia de un objetivo común, algo que sacar adelante juntos. Pueden ser muchas cosas, un cliente que lograr, un proyecto a desarrollar, una formación que dar…

 

Os dejo un indicador 100% fiable para detectar a un falso colaborador: aquel que no comparte información.

 

En ese momento ya no colaboráis, competís. Lo mismo haremos nosotros, si no compartimos información relevante.

 

Colaborar es un difícil equilibrio
Colaborar es un difícil equilibrio

Mi experiencia colaborando

 

Como os he contado en alguna ocasión yo formo parte de La Colaboradora, un espacio de inteligencia colectiva que funciona con un banco del tiempo.

 

El planteamiento es muy sencillo y a la vez complicado: ofreces lo que sabes hacer a cambio de tiempo. Nuestra moneda es la hora de colaboración. Es el entorno idóneo para ejercitar tus competencias, probar tus habilidades profesionales y refinar tu propuesta de valor.

 

Pero no solo tengo colaboradores de esta forma, he ido contactando por eventos de networking, conocidos o incluso por LinkedIn, con personas que ofrecen servicios complementarios y a veces similares a lo que yo hago.

 

Os dejo otro apunte: me han recomendado varias personas Meet Up una plataforma de ámbito local, ideal para conocer gente con intereses comunes, profesionales o personales. Aún no lo he probado, si alguien lo conoce agradeceré que me deje su opinión en los comentarios.

 

Pero al fin y al cabo la clave es presentarse para ayudar.

 

Como dice mi admirado Austin Kleon

 

“Júntate con el talento. Necesitarás curiosidad, amabilidad, energía e incluso, puedes llegar a sentirte ridículo”.

Y cuando dudo, a veces me acuerdo de mi abuelo, dentista de provincias, recién llegado a la capital con una familia en ciernes y todo por hacer.

 

Es cuestión de empezar ¿no?

 

Nos vemos por el camino.

 

 

Fotos de Unsplash  Michelle Moody Amy Hirschi

Autor: Cristina Castejon

De letras hasta la médula, siempre he pensado que la narrativa es el pastel, no la guinda. Da igual que sea en un libro o una peli, las buenas historias siempre nos enganchan. Escribo para mi blog www.cdecontar.com y para todo aquel que necesite poner alma a su marca o servicio. Me encanta mirar escaparates, contemplar fachadas y descubrir rincones escondidos. Creo que Zaragoza está plagada de buenas historias: ziudadanos curiosos, ¡callejeemos para darles caza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *