Ángeles Millán, directora de la cátedra de Igualdad y Género de Unizar

Elisabeth G Iborra 27 marzo, 2019
Etiquetas: , ,

Ángeles Millán es la directora de la cátedra sobre Igualdad y Género de la Universidad de Zaragoza, que lleva 12 años en funcionamiento dentro y fuera de los campus universitarios.

¿Cuál es el origen de la cátedra?

Previamente, ya había una serie de entidades que iban realizando actividades en pos de la igualdad de género antes de que se formara oficialmente la cátedra, así como distintas profesoras de la Universidad que llevábamos a cabo proyectos, cursos, seminarios, encuentros, etc. relacionados con cuestiones feministas.

 

 

¿Qué se hace en la cátedra en concreto?

La cátedra realmente lo que hace es aunar todas esas actuaciones arriba mencionadas en un convenio institucional que firma la Universidad de Zaragoza con el Instituto de la Mujer para intentar conseguir una sociedad más libre y más justa.

 

 

¿Qué actividades se realizan hoy en día?

Tanto dentro de la Universidad como en el exterior, procurando la transferencia del conocimiento a la sociedad, entre otras cosas, hay un Máster oficial en Relaciones de género. Y en las Prensas Universitarias de Zaragoza tienen una colección de estudios e investigaciones feministas llamadas Sargadiana, e incluso se otorga un Premio de investigaciones feministas en materia de igualdad.

 

¿Y qué se hace para fomentar las vocaciones más científicas?
Contamos con unas cuantas ingenieras implicadas para recorrer cada colegio e instituto de forma que las estudiantes se den cuenta de que pueden ser también ingenieras. Hasta se les lleva a la Universidad para que tengan referentes y ejemplos de profesoras, investigadoras y demás perfiles, porque es muy importante que vean representación femenina para que se planteen su futuro con todas las opciones por delante.

De hecho, este 2019 se celebrará la undécima edición del Girls’ Day, una jornada en la que se trata de visibilizar las contribuciones a la ingeniería de las profesoras de la Universidad de Zaragoza y despertar vocaciones tecnológicas entre el alumnado femenino de secundaria.

 

 

¿Y en la función pública también intervenís?

Sí, desde la cátedra se imparte un curso de formación para unidades de igualdad del funcionariado de Aragón, ya que por ley es obligatorio que todas las unidades de igualdad de cada departamento tengan formación para que estén preparadas para llevar a cabo los planes de igualdad correctamente.

¿Cómo lleváis ese conocimiento a las mujeres fuera de los campus?

Damos cursos, charlas y conferencias en barrios, comarcas, etc. para sacar el conocimiento de la Universidad al exterior y acercarlo a las asociaciones de mujeres, estudiantes, etc. Tenemos el foco puesto en que, desde «la Academia», todas las investigaciones en materia de género y políticas de igualdad sean trasladadas al resto de la comunidad autónoma.

¿Quiénes han sido las principales impulsoras de esta labor?

La cátedra tiene ante todo una labor didáctica y un proyecto de igualdad muy asentado gracias a la colaboración del Instituto de la mujer, porque su directora, Natalia Salvo, ha puesto todo su esfuerzo en que la Universidad y la sociedad estén plenamente comunicadas. Lo mismo que han hecho la vicerrectora de Transferencia e Innovación tecnológica, Pilar Zaragoza, y la vicerrectora de Cultura y Proyección social, Yolanda Polo. Entre todas están consiguiendo impulsar de manera real los proyectos en materia de políticas de igualdad en la sociedad aragonesa, tienen un gran mérito en esto por su firme compromiso. Estamos trabajando en equipo, somos un equipo muy grande, hay un fuerte compromiso por parte de la comunidad dentro de Unizar y todas las facultades que la conforman entre Zaragoza, Teruel y Huesca.

¿Y qué papel juega el activismo feminista a nivel de calle?

El activismo feminista necesita un respaldo de la investigación y del conocimiento, que son fundamentales para lograr todos estos cambios sociales, consiguiendo paso a paso que la sociedad se transforme. Una sola no va a ningún sitio, pero uniendo los estudios más el activismo estamos obteniendo como resultado las políticas de igualdad que se están aplicando en estos momentos. No es casualidad que el Gobierno de Aragón aprobara el año pasado una ley propia, la Ley 7/2018 de igualdad de oportunidades, que está siendo importantísima en la comunidad.

¿Cómo podemos convencer a los hombres se sumen a nuestra lucha por la igualdad?

Se tienen que dar cuenta de que con el cambio vamos a salir ganando todos y todas. Han de ser conscientes de que, en una sociedad más justa, se va a vivir mejor, porque si entre hombres y mujeres existe igualdad (a pesar de las diferencias), el bienestar es mayor.

Esa obligación ancestral de ser las tres P’s, el proveedor, protector y procreador, esa masculinidad tan hegemónica del patriarcado, les está haciendo daño. No en vano, muchos hombres se están autoexcluyendo de ella porque el propio patriarcado les excluye y ellos ya no quieren pertenecer a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *