Entrevistas MIZ: Nacho Viñau Ena, experto en decoración y en protocolo de eventos y celebraciones

Nacho Viñau es colaborador de Made in Zaragoza, pero también tiene muchísimas facetas más. Principalmente, es socio-fundador de la exitosa empresa de organización personalizada de bodas, fiestas y eventos llamada La Lola se va de Boda. Y, además, es redactor/generador de contenidos de diversas publicaciones, como especialista en decoración y en protocolo sobre todo.

 


¿Cómo se pasa de estudiar Filosofía y Letras a montar una empresa de organización de bodas, comuniones y eventos de todo tipo?
Bueno, la verdad es que, años después de acabar Filosofía, estudié en Madrid Protocolo y Ceremonial, porque me gustaba el tema, y porque veía que en mi trabajo de entonces también me podía venir bien. Con el tiempo, una vez que ya me había lanzando a emprender con temas de comunicación e interiorismo y decoración, surgió la oportunidad de comenzar a montar bodas y eventos. Y como mi pareja es interiorista y su familia ha tenido en Madrid floristería desde hace muchos años, como que surgió un mix perfecto para dedicarnos al mundo de los eventos.

 

¿Cuál fue la necesidad que visteis que hacía falta cubrir para lanzaros a montar La Lola se va de boda?
Las bodas han cambiado mucho en los últimos años, y hay un tipo de cliente que necesita profesionales a su alrededor para organizar la boda con la que siempre ha soñado. Profesionales que nos dedicamos a encontrar el sitio especial en el que realizar la celebración, diseñar la decoración, la puesta en escena, el protocolo… todas las tareas necesarias para que cada celebración sea personalizada y organizada al detalle.

 

¿Las comuniones son las nuevas bodas?
Un poco sí. Al igual que las bodas han evolucionado, las comuniones también. Ahora, además de reunir a familiares y amigos para celebrar la comunión, padres y madres quieren organizar eventos especiales para que sus hijos e hijas tengan un día inolvidable. Celebraciones en las que no pueden faltar elementos como la animación infantil, las candy bar llenas de magia y con diseños especiales y repostería creativa inspiradas en temas muy diversos.

 

Cuéntanos por favor las anécdotas más divertidas que te han pasado en esas celebraciones.
Anécdotas hay un millón, porque cada boda o cada celebración es un mundo. Desde bodas en el Pirineo en las que el día anterior está nevando y el día de la celebración los invitados se queman por el Sol, a bodas diferentes como una que tuvimos en plan Juego de Tronos y los invitados acabaron en la calle bailando música almogavar. En plan más anécdota divertida, recuerdo una boda en pleno mes de julio a mediodía con un sol de justicia, y las velas que había sobre la mesa se derritieron durante la ceremonia a causa del calor, torciéndose totalmente. Imagina a los amigos del novio, riéndose y gritándolo que esperaban que a él no le pasara lo mismo durante la noche de bodas.

 

 

Como experto en protocolo, que escribes para Villeroy & Boch, ¿cuáles son los básicos que todos deberíamos conocer para comportarnos correctamente en la mesa?
Hay clásicos que, por mucho que se expliquen, siempre hay gente que se sigue confundiendo. Pasa por ejemplo con el plato del panecillo. Aunque todo el mundo debería saber que está a nuestra izquierda, ¿cuántas veces no te ha cogido el pan tu vecino de mesa, en lugar de comerse el suyo? Más allá de la anécdota del plato de pan, o del uso de los cubiertos, que también suele generar confusión, el protocolo es sencillamente aplicar el sentido común para no molestar al resto de comensales con nuestro comportamiento. Por ejemplo, en la mesa nada de hablar de política o de temas comprometidos, o evitar el uso del teléfono móvil.

 

Escribes también para Decoesfera, ¿cómo han cambiado los estilos de decoración en las últimas dos décadas?
Por suerte, en España empezamos ahora a darle importancia a la decoración. Quizás por el buen tiempo que hay en nuestro país y por la cantidad de horas que pasamos en la calle, en España no se le había dado al interiorismo y la decoración la importancia que se le daba en otros países. Ahora, la gente cuida más la decoración de sus casas y eso se nota también en los restaurantes, por ejemplo, ya que en la actualidad, además ofrecer buena comida, también se esfuerzan en crear un espacio bonito en el que sentirse a gusto y que sirva de marco para sus creaciones culinarias. Quizás, este sea el mayor cambio que se ha producido en el ámbito de la decoración en nuestro país, más allá de los estilos y tendencias.

 

¿Cuáles son las tendencias más remarcables para 2019 en interiorismo?
En el 2019 va a cobrar mucha importancia tanto lo natural, con materiales como la madera, el mármol, o el esparto, como lo handmade, ya que el público valora cada vez más todo lo que está hecho a mano. En lo que respecta a colores, los tonos pastel van perdiendo protagonismo en favor de los colores más fuertes. Entre los colores estrella del año, destacarán sin duda el rosa en sus múltiples variedades, el coral living o el gris. Y el dorado también cobra importancia en combinación con el negro.

Por otro lado, el terrazo sigue ganando enteros no solo en el suelo, sino también como material para fabricar encimeras, por ejemplo. También comenzaremos a ver cómo los techos se llenan de decoración, cómo los sofás se visten de color y son más para tumbarse que para sentarse, o como el terciopelo se sigue modernizando para ser un elemento decorativo que transmite elegancia y sofisticación.

 

 

Por si fuera poco, redactas artículos sobre restaurantes y tendencias en www.redaragon.com. ¿Cuáles son tus favoritos en Zaragoza?
Una pregunta complicada. Zaragoza, pese a no tener la fama de otras ciudades, es una capital en la que se come muy bien. Por dar algún nombre, el restaurante Absinthium me parece de lo mejor que tenemos en esta ciudad, sin desmerecer por supuesto otras opciones. Por dar más nombres, así de repente, se me ocurren el Cancook , Calanova, Palomeque, El Bula, el Atípico… Cada uno en su estilo, tienen mucho que ofrecer. A nivel de tapeo, El Meli del Tubo o Hermanos Teresa son dos de mis imprescindibles. Para disfrutar de un brunch, me quedo con el Garbo. Y ya para tomarse algo dulce, no puedo pasar sin el Café Botánico o sin Mi Habitación Favorita.

¿Qué tendencias gastronómicas crees que han aportado más a los restaurantes y las tapas aragonesas?
Yo creo que la apuesta decidida por materias primas de calidad y, sobre todo, de cercanía. En este mundo global, cada vez se valora más los productos que se cultivan o se producen cerca de nosotros, y además, con una determinada calidad. Y yo creo que esa tendencia se ve en las cartas y en las barras de muchos restaurantes y bares de tapas de nuestra Comunidad. Lugares en los que es común utilizar materia prima de nuestra tierra para elaborar las creaciones, utilizándose además como reclamo, frente a lo que era habitual no hace tantos años, cuando se rechazaba el producto local en beneficio de los productos de fuera.

 

¿Y cuáles crees que han hecho más daño y esperas que sean modas pasajeras en nuestras mesas?
Los trampantojos. Aunque es cierto que hay algunos trampantojos que son una auténtica maravilla, tanto para la vista como para el paladar, en general se crean platos para sorprender a la vista, pero que luego tiene un resultado gastronómico que dejan bastante que desear. Además, espero y deseo que los cocineros que diseñan las cartas sean un poco más originales. Es agotador salir a cenar y encontrar en casi todos los restaurantes tartares de atún, cachopos, ceviches varios o ensaladas y recetas elaboradas con trufa. Que a ver, la trufa me encanta, pero en su justa medida y siempre que exista realmente, porque en muchos sitios, la trufa aparece en la carta, pero brilla por su ausencia.

 

Como redactor de tendencias y tiendas para www.madeinzaragoza.es, ¿cuáles serían tus establecimientos más destacables de este año?
Otra pregunta complicada, porque Zaragoza tiene un rico entramado comercial. Por ejemplo, me quedo con Vorne Store, que se reformó este verano y, además de darle un aire nuevo y traer nuevos productos, también sirven un café que es único en la ciudad. Horst también me gusta mucho, al igual que Latastienda, la Zapatería 8 ½, El Tupé Asesino o Kabuky. En general, en Zaragoza hay una increíble red de emprendedores que nos sorprenden día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *