El audiovisual aragonés en tiempos confinados

Enrique Abenia 2 mayo, 2020
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Siete profesionales abordan la difícil situación del sector en la coyuntura de coronavirus

Los nubarrones y la nebulosa de la incertidumbre envuelven el día a día. En medio de la coyuntura, nombres representativos del audiovisual aragonés como Gaizka Urresti (‘Aute Retrato’, ‘Bendita calamidad’), Ignacio Estaregui (‘Miau’, ‘Justi & Cia’), Pablo Aragüés (‘Novatos’, ‘Vigilo el camino’) y Patricia Roda (productora de ‘Los años del humo’ y de ‘Juego de espías’) comentan cómo afrontan estas semanas y reflexionan sobre la realidad social y la del sector.

Junto a ellos ofrecen también su valoración Jorge Pérez (Brusau Films), Carlos Peña (Unvisual Studio) e Irene Marco (Dosis Videomarketing), proyectos adscritos a la Red MIZ.

Los siete profesionales consultados han respondido a las siguientes preguntas:

1. ¿Cómo sobrelleva la coyuntura y la incertidumbre en lo anímico, familiar y profesional?

2. ¿Vislumbra una cierta recuperación de la normalidad a medio plazo?

3. ¿Qué efectos ha tenido y tendrá la pandemia en el sector audiovisual?

4. ¿Qué medidas de actuación deberían tomarse para aliviar su impacto?

PABLO ARAGÜÉS

Pablo Aragüés (izquierda) da instrucciones en un rodaje
Pablo Aragüés (izquierda) da instrucciones en un rodaje

1. «Ha habido una clara evolución desde el principio de la cuarentena hasta ahora. Las típicas fases de psicología (negación, aceptación, etc.) se viven a lo largo de tantas semanas. Hay días buenos y días terriblemente malos. La que peor lo lleva es mi hija Olivia, de cuatro años. Los niños saldrán los que más tocados de esto. Personalmente, lo peor es pensar que sí, que puedes contagiarte o contagiar a otros solo con salir al supermercado. Y traértelo a casa, yo tengo dos niñas pequeñas y por quien más sufres es por ellas».

«El tema económico es brutal, un mazazo. Hemos tenido que meternos en un ICO de los que han sacado para autónomos porque si no era imposible que acabásemos los proyectos que necesitamos terminar este año. Estamos haciendo un documental y algunas escenas ya damos por imposible rodarlas, ya que implica una gira de conciertos. Ha habido un replanteamiento y, aunque quedan unos pocos planos por rodar, ya tenemos un primer montaje de 90 minutos con todo el material que teníamos rodado. Por otro lado, en abril íbamos a rodar un largometraje que esperamos poder filmar en algún momento del verano».

«Aun así, la incertidumbre más grande de todas es lo que pasará con estos proyectos y con las vidas de todos nosotros una vez se considere que lo peor ha pasado. No creo que todo vuelva a ser como antes, así como apretando un botón. La vida cotidiana cambiará y, claro está, los procesos industriales (mercados, festivales, exhibición) van a cambiar también. El lugar que nos espera a los pequeños productores en el futuro próximo es aún más incierto. Pero el cine es una aventura, eso nunca hay que olvidarlo».

2. «El tema de la ‘nueva normalidad’, que parece un término casi orwelliano, va a ser lo que determine la próxima década. Creo que dentro de unos cuantos años, cuando estudien en los libros de historia este período, pensarán “¿no lo supieron ver venir?”. Y no me refiero a la pandemia, sino al cambio en la civilización que nos espera. Algunas cosas seguirán tal cual y otras cambiarán. Aunque sigamos pensando en filtros de Instagram, ya vivimos en una distopía».

3. «Como en todas las industrias, significativos. Los que más van a sufrir son los exhibidores. Pero los distribuidores también. Y los productores. Y cualquier trabajador de un rodaje. Es un efecto dominó al revés, que empieza al final del proceso, con la exhibición. Por otro lado, las plataformas, y el consumo a través de ellas, van a dejar claro cuál va a ser el modelo de las próximas décadas. Tendrán que incrementar sus contenidos, pero al no poder haber grandes rodajes hasta dentro de un tiempo, van a tener que comprar producciones ya terminadas. A largo plazo… ¡a saber! Pero sí que va a haber (ya se ve) un cambio en cómo se va a producir, distribuir y consumir cualquier contenido audiovisual. Y nos tendremos que adaptar a ello».

4. «Es muy difícil hacer una lista concreta, pero sí que pienso que se debe cuidar la cultura. Es una industria más, pero a la vez, resulta fundamental porque crea, desarrolla y fija el signo de nuestro tiempo. Cómo nos vean en el futuro dependerá mucho del legado cultural que dejemos hoy día. El cine necesita ese apoyo y, sobre todo, el cine independiente, el cine pequeño, necesita seguir teniendo un espacio que festivales y pequeños exhibidores y distribuidores, quizá, no puedan mantener. Las plataformas deben hacerle un hueco y el espectador debería aprender que no todo son ‘Vengadores”.

GAIZKA URRESTI

Gaizka Urresti, en el rodaje del documental sobre Labordeta
Gaizka Urresti, en el rodaje del documental sobre Labordeta

1. «Me siento un privilegiado. El virus no nos ha afectado a nosotros ni a nadie cercano. Estoy en casa con mi mujer y nuestro hijo Jon. El niño lo lleva estupendamente estando tanto tiempo con nosotros y mi mujer, al igual que yo, puede desempeñar su trabajo desde la distancia. La incertidumbre de lo que ocurra cuando salgamos a la calle, sobre todo en el terreno económico, la intentamos despejar no sometiéndonos excesivamente a la información y trabajando por el futuro. Tanto a nivel personal, desarrollando muchos de los asuntos pendientes y avanzando en nuevos proyectos, como a nivel colectivo como presidente de la Asociación de Productores Independientes Audiovisuales de Aragón (Aproar) y de MAPA (federación de productores audiovisuales), con continuas reuniones con instituciones como las que tuve con el ministro de Cultura y la titular de Hacienda para minimizar el impacto de la crisis en la cultura. No deja de ser paradójico que me estoy reuniendo mas que nunca sin salir de casa».

2. «Si nos dejamos llevar por el miedo y la parálisis el resultado puede ser terrible. Quiero ser optimista y confío en que, cuando salgamos, con limitaciones en nuestra forma de relacionarnos, del ocio y de trabajar, tiremos para adelante y superemos esta situación».

3. «Muchas producciones se han tenido que parar, especialmente las que estaban en fase de preproducción y rodaje y en estreno o explotación en festivales y cines, en mi caso esto le ha ocurrido a ‘Aute Retrato’. Las que estaban en posproducción pueden continuar con muchas limitaciones. En el caso de Aragón, desde Aproar tenemos contabilizadas 18 producciones con un impacto económico superior al millón de euros. Desgraciadamente, la cultura, en general, será de las últimas actividades en normalizarse. La asistencia a conciertos, teatros y cines va a estar muy limitada en el aforo y las condiciones, lo que va a provocar que su viabilidad económica, ya frágil, sea imposible. Afortunadamente, en el audiovisual tenemos otras ventanas en las televisiones que en estos días se están consumiendo más que nunca, aunque queremos volver a los cines».

«Donde sí tendremos muchas limitaciones será en los rodajes, sobre todo en los de ficción. En Aragón, no obstante, lo que más producimos, hoy por hoy, son documentales, cuyos rodajes son más parecidos a los de la televisión, por lo que no debería ser complicado retomarlos».

4. «Pues intentar recuperar la normalidad en todos los sentidos. Se están ya elaborando y consensuando protocolos de seguridad sanitaria en los rodajes para que las autoridades permitan la vuelta a la actividad. Los plazos de ejecución de las producciones con ayudas públicas que estaban en curso se deben flexibilizar por estas circunstancias excepcionales. Incluso al cine se le va a permitir estrenar en televisión como primera ventana de difusión por la saturación de títulos que habrá en la cartelera. Por último, deben salir las ayudas que estaban presupuestadas porque, si no, no podremos terminar producciones en curso ni iniciar nuevas ni generar empleo, que va a ser imprescindible para salir de la crisis cuanto antes».

PATRICIA RODA

Patricia Roda, en el rodaje del documental sobre el payaso Marcelino
Patricia Roda, en el rodaje del documental sobre el payaso Marcelino

1. «Pues cuando miro unos 40 días atrás, la imagen que me viene es la de una montaña rusa. Muchas sensaciones diferentes y mezcladas. Tengo una hija de tres años que, naturalmente, se ha llevado la gran mayoría de este tiempo entre juegos, deberes y libros. Me preocupa su vuelta a la nueva normalidad, su seguridad en la vuelta al colegio cuando tenga que ser. Si no fuera por el escenario laboral tan preocupante que se vislumbra, estos más de 40 días los habría vivido feliz de compartir unas vacaciones de verano en primavera con mi hija».

«Antes de que todo esto estallara, allá por el 10 de marzo, trabajaba de lleno preparando la participación en el Festival de Málaga de nuestras dos últimas películas, la docuficción ‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’ y el documental ‘La Zaranda, teatro inestable’, ambas obras dirigidas por Germán Roda. Tras Málaga estaba organizado el ansiado preestreno en Zaragoza y en Madrid de ‘Marcelino’ y su inmediato estreno en salas de cine a nivel nacional tras más de dos años de trabajo. De la noche a la mañana cancelamos todo por el aterrizaje de este virus en España».

«En este momento, la sensación es de gran preocupación porque por una parte no podemos ni promocionar ni estrenar en los circuitos habituales (cines, festivales, eventos culturales) pero tampoco podemos rodar nuevos proyectos en los que andamos inmersos, como por ejemplo uno con el escritor Manuel Vilas y otro que dirijo sobre el fotógrafo Francisco Martínez Gascón. Demasiadas reinvenciones en demasiado poco tiempo. Y, sobre todo, con demasiadas incógnitas que hacen todo más incierto, y lo que es peor, la solución no está en nuestras manos.

«Tenemos unas ganas enormes de mostrar al público el trabajo sobre el jaqués Marcelino Orbés, protagonizado por Pepe Viyuela, pero de momento el estreno en salas de cine no parece cercano».

2. «Ojalá me equivoque, pero la verdad es que no. La cultura en general va a resultar duramente dañada. Asimismo, lo normal, lo de antes, no creo que llegue hasta dentro de bastante tiempo. La recuperación va a ser lenta. En todo caso, quiero pensar que este trance por el que estamos pasando nos hará crear una normalidad diferente y aprovechando el camino para cambiar muchas cosas».

3. «Por lo pronto la producción se ha parado en seco: cine, televisión, publicidad… Toda la industria de la producción se ha visto afectada fuertemente. Muchísimos despidos, proyectos suspendidos, rodajes aplazados, todos a la espera de protocolos de sanidad, nuevas normativas, etc… Idéntica situación para la distribución y exhibición, que sin duda van a ser sectores muy dañados también».

«Eso sí, todos los sectores implicados nos hemos puesto a trabajar sin descanso para abrir líneas de comunicación con organismos e instituciones y, juntos, ofrecer soluciones, pedir un estudio pormenorizado de las necesidades y problemáticas del sector y así llegar a ese horizonte de recuperación lo antes posible».

4. «En mi caso he podido participar de forma más activa como parte de la junta directiva de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de los Medios Audiovisuales) en reuniones con el ICAA (Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales) y representantes de partidos políticos. En primer lugar, entendemos que la emergencia actual hace que lo sanitario deba ser la prioridad y se dote al sistema de todo lo necesario. Y en lo audiovisual pedimos que las medidas que se adopten se evalúen también con una perspectiva de género si no queremos que, una vez más, las mujeres profesionales del cine y el audiovisual nos quedemos atrás». 

«Asimismo, estoy involucrada en otras asociaciones aragonesas del sector desde las trabajamos para que estas propuestas adaptadas lleguen a las instituciones más cercanas, como pueden ser el Ayuntamiento, la Diputación Provincial o el Gobierno de Aragón». 

«Las medidas que solicitamos son que se mantengan y convoquen las bases de las ayudas a la producción, que las televisiones (nacionales o autonómicas) tengan un papel protagonista a la hora de adquirir producciones nacionales y aragonesas, establecer incentivos fiscales, estudiar la situación de los técnicos y profesionales y aportar soluciones así como aplicar líneas de ayuda al desarrollo de guiones y de proyectos. Hay diferentes medidas que se deben implementar para procurar que haya una fuerte y pronta recuperación del sector audiovisual en particular y de la Cultura (más necesaria que nunca) en general».

IGNACIO ESTAREGUI

El director aragonés Ignacio Estaregui da clases en CPA Salduie
El director Ignacio Estaregui da también clases en CPA Salduie

1. «Llevo la situación como puedo, como los demás. Mi entorno cercano está bien y eso es lo importante ahora, mantener el compromiso de quedarnos en casa y de que cada uno colabore en la medida que puede para superar este problema juntos. Profesionalmente me pilla dando clases en CPA Salduie y terminando de escribir un guion de largometraje que cuando todo esto pase intentaré levantar. Como curiosidad, no veo más cine por estar confinado. Ni menos. Sigo viendo el mismo, no he variado mis hábitos».

2. «Estos días prefiero acudir la información y no tanto a la opinión. Para una situación en la que no hay precedentes es difícil saber qué pasará después. Desde el desconocimiento me aferro a la teoría de la salida en ‘V’ y a que, una vez que esto haya pasado, volveremos a algo muy parecido a lo de antes. Solo espero que saquemos algo en positivo de todo esto y haya errores que no volvamos a cometer».

3. «Está claro que todos los sectores están sufriendo el impacto directo y daños colaterales. Se está consumiendo más audiovisual que nunca desde las casas y eso provocará que los contenidos de plataformas seguirán aumentando. Sin embargo, las salas comerciales, los cines, van a sufrir un revés mortal de necesidad. Se avecinan tiempos convulsos».

4. «Las medidas han de ser importantes y proporcionadas. Todos los sectores están sufriendo. El del cine y de la cultura en general es uno más de ellos. Solo espero que no se le considere de menos».

CARLOS PEÑA (UNVISUAL STUDIO)

Carlos Peña, trabajando en el grafismo del programa 'Territorio vivo'
Carlos Peña, trabajando en el grafismo del programa ‘Territorio vivo’ (ATV)

1. «Supongo que por tratarse de una situación de gran excepcionalidad todos lo llevamos con resignación y la esperanza de volver a la normalidad lo antes posible. Aunque es cierto que en estos momentos podemos disfrutar más tiempo con nuestras familias, en ocasiones, las necesidades de los pequeños de la casa entran en conflicto con las obligaciones laborales de los padres y puede resultar frustrante. No obstante, en mi casa, los dos estamos teletrabajando y podemos repartirnos las obligaciones paternas, además de las nuevas labores de ‘padremaestros’ que nos han obligado a asumir las circunstancias actuales».

«Entrando en lo más profesional, el tipo de trabajos se ha limitado bastante en mi caso. La publicidad comercial y el vídeo empresarial es lo que se ha reducido completamente, incluso dejando trabajos ya avanzados en un limbo del que no está claro que vuelvan a salir, con el perjuicio que eso conlleva. Por otro lado, se han puesto en marcha algunos programas televisivos excepcionales, en los que he podido colaborar, y la vuelta a la parrilla de otros, como ‘Territorio Vivo’, en el que participo habitualmente, han hecho que mi situación laboral no sea dramática».

2. «Es una incertidumbre absoluta. En un mundo plagado de noticias que se contradicen, fake news, mentiras o medias verdades, solo nos cabe la incertidumbre y fiarnos de la intuición. En el sector audiovisual aragonés, parece que a nivel televisivo se está volviendo a mover la maquinaria y las productoras van a poder volver a empezar a crear los contenidos que se demandan. Sin embargo, la publicidad comercial o el vídeo empresarial van a tardar más tiempo en recuperarse, evidentemente. Las empresas están muy tocadas y creo que, al menos las más pequeñas, tardarán tiempo en volver a dedicar partidas presupuestarias en ese sentido».

3. «Pues aparte del efecto económico que todos conocemos (la completa parada de la industria cinematográfica y los aspectos que he comentado anteriormente), creo que va a afectar claramente a los flujos de trabajo de las productoras, como también va a hacerlo en otros sectores. La actual situación ha obligado a trabajadores y trabajadoras al llamado teletrabajo, lo cual ha llevado a redefinir la forma en que se relacionan las diferentes partes de la producción en un tiempo récord. Esto ha puesto de manifiesto muchas carencias y una clara falta de concienciación acerca de lo que significa teletrabajar. Por poner un ejemplo, que un trabajador trabaje desde su casa no implica su disponibilidad 24 horas diarias. Esto es algo que los que trabajamos como autónomos conocemos, en parte debido a las apretadas fechas límite de entrega que manejamos, pero que no debería imponerse a trabajadores por cuenta ajena».

«Por supuesto, me refiero a las partes más orientadas a la pre y posproducción del audiovisual, puesto que las grabaciones han quedado suspendidas para la mayoría de producciones y, seguramente, los trabajadores y trabajadoras relacionados sean los más afectados debido a la falta de trabajo».

4. «No me considero alguien lo suficientemente preparado, ni atrevido, como para valorar la medidas que deberían tomarse. Por ejemplo, en el aspecto económico, las medidas aplicadas para ayudar a un sector son en perjuicio de no tomar otras medidas para ayudar a otros sectores que podrían estar más afectados. Es una situación lo suficientemente difícil de manejar incluso para los que tienen que hacerlo».

JORGE PÉREZ (BRUSAU FILMS)

Jorge Pérez, CEO de Brusau Films
Jorge Pérez, CEO de Brusau Films

1. «Esta situación nos ha pillado a todos por sorpresa y con el paso de los días se ha ido viendo la personalidad de cada uno frente a la incertidumbre. En lo anímico y familiar me considero una persona con facilidad de generar positivismo y con mucha resiliencia hacia aquello que ocurre fuera, así que intento que no me afecte demasiado, sin dejar de ser consciente de que estamos enfrentándonos a una pandemia mundial. Se trata de ver cada día como un triunfo. En lo profesional, ha ocurrido algo difícil de prever, da igual lo detallado que tengas tu plan de negocio y tu previsión a futuro, nadie había incluido en su lista “Pandemia global”.

«En Brusau Films todavía tenemos muy presente ese gen emprendedor que te hace ser capaz de pivotar rápidamente de una forma de entender el mercado a otro, amoldando nuestros servicios a las necesidades del cliente, y así lo hemos hecho. Por supuesto echamos en falta nuestra oficina, pero hemos hecho del teletrabajo nuestra realidad y ya hemos realizado diferentes proyectos. Por ejemplo, los primeros días desarrollamos spots propios y lanzamos la iniciativa ‘Colorea tu ventana’. Y ahora acabamos de preparar un anuncio para la nueva asociación Médicos Unidos por sus Derechos (MUD). A su vez, en nuestro día a día seguimos trabajando para nuestros clientes de confianza amoldando las comunicaciones al momento que estamos viviendo».

2. «He estado leyendo, como todos, acerca de las previsiones a corto y medio plazo sobre la recuperación hacia ese mundo que antes habitábamos y bajo mi punto de vista, creo que poco a poco nos iremos acostumbrando a ‘otro tipo de normalidad’ en la que sin duda habrá que acostumbrase y abrazar como nuestra ‘normalidad presente’. Pero hay que mantenerse positivo, entender que ahora esto forma de parte de nuestras vidas, seguir mirando hacia adelante y en un futuro observar esto como un gran aprendizaje y una generación de conciencia para que todas las muestras de humanidad, generosidad y bondad que hemos visto estas semanas, sigan estando tan presentes en nuestro día a día».

3. «Sin ninguna duda, la crisis ha golpeado fuerte al sector audiovisual, publicitario, cinematográfico, documental… Las primeras semanas de marzo pausaron todos los rodajes, lo cual ha interrumpido la actividad en su mayoría y ha hecho que los servicios que realicemos agencias y productoras vayan enfocados hacia un crecimiento en el ámbito digital. También se han producido efectos positivos y oportunidades que antes eran mucho más difíciles de lograr. Los momentos de crisis hacen que nuestra creatividad se proponga batir récords y en medio de esta desgracia han salido iniciativas y propuestas audiovisuales que de otra manera habrían sido impensables (tanto en cadenas privadas, medios de comunicación y redes sociales). Los contadores se han puesto a cero y todos partimos de un punto más justo para poder hacer crecer nuestro sector».

4. «Me consta que desde la Asociación de Productoras de Cine Publicitario (APCP) ya se ha desarrollado un protocolo de actuación para rodajes con medidas generales como el trabajo a distancia, la seguridad y la higiene en la protección individual, reducir la interlocución en la localización y medidas más especificas para cada departamento (maquillaje, fotografía, arte…). No obstante, creo que es importante hacer ver a las empresas la importancia de no dejar de comunicar. En un sentido práctico, por sus marcas y, sobre todo, y aún más importante, por la gran oportunidad que nos brinda el hecho de que la competencia ahora es muy reducida y la efectividad de las campañas está siendo muy superior».

IRENE MARCO (DOSIS VIDEOMARKETING)

La oficina de Dosis Videomarketing
La oficina de Dosis Videomarketing

1. «Al principio fue complicado porque hubo que reaccionar muy rápido, tuvimos que desmontar el estudio y trasladarnos todos a casa con lo que eso supone… En el audiovisual es complicado trabajar en remoto con un equipo de personas porque se manejan archivos muy pesados para la edición de vídeo, así que nos costó un poco lograr que todo funcionase igual para poder seguir cumpliendo con las entregas y dando servicio normalmente a nuestros clientes. Ahora estamos más tranquilos, tratando de sobrellevar el encierro lo mejor que podemos. Afortunadamente seguimos trabajando así que estamos con el ánimo levantado dentro de lo que cabe (dadas las circunstancias)».

2. «Yo espero que sí, al menos en nuestro sector. Es difícil saberlo porque ahora mismo hay un panorama general de incertidumbre sobre cómo se comportará el mercado cuando acabe todo, pero pienso que el audiovisual se ha convertido en una forma de comunicación y una herramienta de venta muy importante para todo tipo de negocios, y creo que eso dará lugar a nuevas oportunidades».

3. «De momento los efectos inmediatos para todos los proyectos relacionados con eventos y cultura han sido muy negativos: ferias y congresos aplazados, conciertos y eventos culturales suspendidos… Es una rama en la que trabajamos mucha gente del sector y que se ha parado de repente. Sin embargo, el mundo empresarial no puede pararse indefinidamente, así que han comenzado a abrirse otras puertas de trabajo para poder seguir comunicando, como los congresos virtuales, las infografías animadas… Recuperar el volumen de trabajo que teníamos será difícil, al menos hasta dentro de unos meses, pero mientras tanto hay otras vías de negocio en las que trabajar».

4. «La verdad es que no me siento capaz de contestar a esa pregunta, ojalá supiéramos qué formula podría funcionar para que todos nos pudiéramos recuperar rápido. Nos esperan meses difíciles pero confiamos en que el mercado se reactive pronto para que vuelvan a ponerse en marcha los proyectos que se han quedado parados y que todos podamos volver a la normalidad».

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Desde hace siete años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor. También escribe en la revista temática 'Imágenes de Actualidad'.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *