La Caperucita de David Guirao en Córner MIZ

Sergio Sevilla 29 diciembre, 2015
Etiquetas: ,

Anónimos&Múltiples VI: David Guirao

«Caperucita Roja» es uno de los cuentos infantiles de tradición oral más famosos de la literatura universal. La primera versión escrita de la que se tiene constancia es la de Charles Perrault en 1697, aunque uno de los relatos más famosos es la versión que escribieron los hermanos Grimm en 1812 y que es la que ha llegado hasta nuestros días, una versión más inocente y con un final feliz, a diferencia del original. Con el paso del tiempo esta narración ha pasado a formar parte de nuestra cultura, todos la recordamos desde que en nuestra infancia nos la contaron por primera vez.

Caperucita es un personaje recurrente que ha provocado innumerables reinterpretaciones en multitud de artistas, desde la ilustración a la música, pasando por la fotografía, el video, la escultura, la danza y cualquier otra manifestación artística a lo largo de la historia. Y es que es uno de los  cuentos de hadas que más influencia ha provocado en el ser humano ya sea por su narración literaria, por su significado o por su expresión simbólica. Su lectura tiene diferentes niveles que vamos descubriendo en cada momento vital, descubriendo nuevos aspectos a medida que vamos madurando y valorando nuevos aspectos de la misma historia.

dguirao

Caperucita roja es un metáfora que nos habla -entre otras cosas- sobre el peligro, sobre la desobediencia, sobre la condición humana y esa figura retórica y simbólica es utilizada también por David Guirao en su reinterpretación narrativa de esta historia infantil. David elige, como no podía ser de otra manera, un cuento infantil como eje central para su intervención en Córner MIZ. Y es que, sin duda, la literatura infantil es el mundo que mejor conoce y en el mejor se mueve este gran ilustrador. Dentro de la narrativa infantil selecciona el cuento de Caperucita roja como punto de partida para su representación visual; un personaje conocido cuya historia y moraleja son de sobras conocidas.

La Caperucita representada por David Guirao tiene algunas diferencias con la original, para empezar es azul y no roja. Es una niña mínima, menuda, cuyas ropas abultan más que ella misma y además no lleva una cesta sino un smartphone que está utilizando. El smartphone está en pleno uso, lo sabemos por el reflejo azul que proyecta en la cara de la niña y por el icono digital, similar al de RSS, dibujado sobre su móvil. Pero la representación de Caperucita que David ha realizado también comparte mucho con la historia original: Caperucita es un niña casi en la pubertad que pasa por un bosque y también ha representado a un lobo.

Intervención de David Guirao en Córner MIZ
Intervención de David Guirao en Córner MIZ

La intervención que ha realizado David Guirao es una escena de su particular cuento de Caperucita. En uno de los dos extremos (en el arco de ladrillo) ha situado a Caperucita y en el extremo opuesto (en la otra pared) ha representado al lobo, ambos de espaldas, sin mirarse. Pero ambos personajes están unidos por una linea horizontal negra más o menos regular situada en el suelo que une los pies de Caperucita con las patas traseras del lobo. Junto a Caperucita hay dibujados cuatro árboles en color azul, un pájaro y un icono. En el lobo hay dibujados una mano, un corazón y múltiples iconos que ya todos conocemos. La composición está dibujada en negro sobre blanco, con ligeros toques de azul: la caperuza azul, los cuatro árboles del bosque y los iconos, corazón y ojo del lobo.

La reinterpretación que ha realizado David nos habla de la era digital, de la forma de comunicarnos, de interactuar con los demás, de cómo proyectamos nuestra identidad y de los peligros que todo ello pueden suponer en Internet. El color azul identifica el color de las dos redes sociales generalistas de hoy en día, Twitter y Facebook. Todos los iconos representados en el lobo son ‘me gusta’ de Facebook y ‘likes‘ de Twitter y la línea horizonal que une a Caperucita con el lobo es la sombra que proyecta Caperucita al andar por el bosque; una sombra digital que proyecta al interactuar en sus perfiles digitales, una imagen de sí misma en Internet. Una sombra que empieza muy fina pero que finalmente se convierte en un gran lobo (su propia imagen digital) que crece con la interacción que recibe de sus seguidores; cada vez que recibe más ‘me gusta‘ y ‘likes‘ o ‘retuits‘ su imagen proyectada crece y este lobo (su ego virtual) se hace inmenso. Una imagen digital totalmente distorsionada de la realidad, una realidad muy diferente la de esta niña físicamente tan pequeña. Una imagen que se sostiene mientras ambos personajes estén unidos por esa línea de sombra horizontal proyectada sobre un suelo que suponemos pero que no vemos por delante ni de Caperucita ni del lobo, que van caminando hacia un posible vacío.

dguirao3

David Guirao nos habla de cómo usamos nuestra identidad digital frente a nuestra identidad real, de cómo podemos distorsionar nuestro ego digital proyectando una imagen tan diferente a la realidad como nosotros queramos. Y además, nos habla de los peligros del «bosque digital», de poder encontrarte con un «lobo» al otro lado de la pantalla, un lobo que como el original del cuento puede ser un depredador. Un juego de dualidades, del bien y del mal, de la verdad y la mentira, de elementos que como en la narración original entroncan con lo simbólico del ser humano. Y es que en el fondo, quizá, Caperucita es un lobo para sí misma.

La intervención efímera de David Guirao en Córner MIZ se puede visitar hasta el 22 de enero de 2016.

Autor: Sergio Sevilla

Gestión e Innovación cultural (I+C) Búsqueda de conexiones culturales en espacios de tránsito. Take a walk on the Art side.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *