Bruno Monkey Barber, una barbería de hoy como las de antes

 

Calle Santa Isabel número 10, en pleno Casco Viejo de Zaragoza. Da igual si llegas desde la plaza del Justicia o lo haces desde la siempre transitada calle Alfonso, al llegar a esta callejuela entras en un remanso de paz solo perturbado por una lámpara al fondo que se mueve en espiral. Una lámpara que te indica la puerta de la Bruno Monkey Barber, una barbería ecléctica, que mezcla todas las comodidades de hoy, con un estilo retro y el buen hacer de las de las barberías clásicas.

Bruno, un zaragozano de 29 años, enamorado de la peluquería, que maneja las cuchillas como nadie, nos abre sus puertas para contarnos un poco más sobre cómo empezó esta aventura hace casi un año.

 

¿Cómo empieza la historia de esta singular barbería?

Llevaba 13 años trabajando en una peluquería mixta, estaba asentado pero quería iniciar una nueva etapa en mi vida, emprender algo a mi manera, y decidí montar mi propio negocio. Y quise que fuera una barbería porque preferí dedicarme al mundo del caballero, que me gusta especialmente, y así poder ofrecer una mayor atención.

 

Pero tiene un enfoque muy especifico, ¿no?

Si, es un enfoque al trato personal, un trato que se está perdiendo un poquillo, al cliente, porque cada cliente es algo especial, necesita su trato. Así que quise crear un sitio donde estuviese agusto, que le guste mi trabajo y que lo pase bien.

 

Cuales son para ti, las claves de un buen afeitado.

1. El local, un sitio tranquilo donde estés agusto.

2. El sillón donde estés sentado.

3. Preprarar bien la piel: Primero un aceite o gel de cuidado facial para hidratar la piel.

4. Toalla caliente, (yo utilizo unas gotas de hojas del té para darle un poco de aroma a la toalla y abrir más el poro).

5. La espuma bien aplicada, yo la trabajo montándola en un bol.

6. Tener mucho cuidado a la hora de afeitar, con cariño, siempre a favor del pelo, y dos pasadas.

7. Aplicar una toalla fría para cerrar bien el poro después de haber afeitado.

8. Y para acabar una buena crema hidratante.

 

Esto lo puedes hacer en una barbería, hacerlo en tu casa puede ser más complicado, pero si lo quieres hacer en casa SIEMPRE después de la ducha para que el poro esté abierto y la piel bien hidratada. Al final para afeitar lo primordial es cuidar la piel.

 

Barba: ¿moda pasajera o señal de estilo?

Dicen que es una moda pasajera pero no, la barba viene para quedarse. Seguro. Hay gente que no ha llevado barba nunca, y ahora que se la ha dejado, ha descubierto que le gusta. Es cierto que hay algunas personas que han empezado a quitársela, gente que simplemente siguió la moda que pegó hace 3 o 4 años y ya está. La moda ha pasado pero ha dejado huella, ahora queda la gente a la que realmente le gusta llevar barba, cuidársela, y son muchos más que antes.


Hay que perderse un poco en Zaragoza para encontrate pero en toda la tarde no ha dejado de entrar y salir gente. ¡Confiesa tu truco!

Hacer las cosas bien, con cariño, y disfrutar de lo haces. Yo disfruto mucho. Tengo Instagram y Facebook y me van muy bien, en Google me han dicho que también aparezco entre los resultados de barberías pero no lo he buscado. Pero sinceramente, me muevo más por el boca oreja. Si tú vienes por parte de una persona es porque a esa persona le ha gustado, o porque a ti te ha gustado el corte que lleva. ¡Eso es lo importante!

 

La decoración del sitio es genial, tiene un toque muy clásico pero a la vez no deja de ser moderno. ¿Además de barbero eres decorador?

¿Decorador yo? ¡Que va! Aquí ha colaboarado mucha gente, demasiada, sobre todo familia y amigos muy cercanos. Yo quería buscar algo clásico, pero modernete. De hecho ha habido cosas que he querido poner y no me han dejado (por demasiado hortera). El punto clásico se lo da sobretodo la madera. Tiene un toque personal. Los sillones por ejempolo son del año 62, los Henry Colomer Eurocomfort, los clásicos de toda la vida, muy cómodos. Y el resto de rastros, rastrillos, regalos… unos marcos de mi abuela, otros de unos amigos.

 

¿Y lo del mono enmarcado?

Pues desde que me lo regaló un amigo ahí está. Y no tiene pinta de que se vaya a ir.

 

¿Y tiene algo que ver con el nombre Bruno Monkey Barber?

Hombre, he de reconocer que yo soy un loco amante de los monos. Sí lo que oyes. Lo de Bruno y Barber se explica solo. Hace mucho tiempo creé una cuenta de email que se llamaba así, y cuando decidí montar todo esto me di cuenta de que ya había encontrado el nombre perfecto hace mucho tiempo.

 

¿Qué crees que hace a la gente venir al Bruno Monkey Barber en unos tiempos en los que lo low cost llega hasta a las peluquerías?

Yo pienso que doy un servicio personalizado. Cada cliente es un mundo, no le puede quedar igual la barba a uno que otro, a cada uno le tienes que dar un consejo que vaya con su estilo, con su personalidad. En las grandes cadenas es más dificil dar un trato tan personal al cliente. Aquí estamos una o dos personas, conocemos muy bien a todos los que se sientan en esta silla. Cuando la gente vuelve es porque además de que les gusta como les he dejado el pelo, han estado a gusto con el trato. El simple hecho de que se pasen por aquí y recuerdes su nombre, es algo que se agradece mucho. Detalles que tristemente han empezado a perderse.

 

Bruno Monkey Barber
Calle Santa Isabel, 10, 50003 Zaragoza
876 28 66 74
Horario:
lunes-viernes 9:00–13:30, 16:30–20:30
sábado 9:00–14:00
domingo Cerrado

Instagram
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *