‘Lo gorrorroi’, el encanto de una fantasía pirenaica animada

El diseñador e ilustrador Saúl M. Irigaray dirige el primer corto de animación en lengua aragonesa, centrado en un pequeño ser mágico

 

Las creencias y leyendas populares se acompañan del significado que revisten la transmisión oral y el hecho de que apelan al territorio, aspecto que rige ‘Lo gorrorroi’, modesto pero cuidado cortometraje de animación concebido como homenaje al Valle de Bielsa y sus habitantes. Una fantasía inspirada en las historias pirenaicas acerca de la existencia de diminutos seres mágicos similares a duendes y conocidos según la zona como ‘menutos’, ‘follez’ o ‘diapllerons’. El diseñador Saúl M. Irigaray adapta su libro ilustrado y debuta en el audiovisual con una obra envuelta en la particularidad de que es la primera del género realizada en lengua aragonesa.

 

 

Irigaray ha desarrollado su vida entre Bielsa, el pueblo de su familia, y Jaca, donde reside, si bien mantiene un fuerte vínculo con Zaragoza, su lugar de nacimiento, por motivos profesionales. Bajo la marca personal de Garabato Estudio se dedica al diseño gráfico y web con minuciosidad y autoexigencia mientras disfruta de lo que le apasiona. En paralelo, a través del sello editorial Garabato Books, publica libros ilustrados enfocados a la divulgación de cuentos de los Pirineos. ‘El gigante de Sallent’, ‘Silván. El terror de Sobrarbe’ y ‘El Bandido Cucaracha’ expresan su interés en la cultura popular, las montañas y el entretenimiento infantil.

 

‘Lo gorrorroi’ surgió a raíz de una iniciativa de Chusé Raúl Usón, autor del texto, y salió a la venta en 2016 en una edición bilingüe en aragonés y castellano. El trabajo llamó la atención de la Dirección General de Política Lingüística del Gobierno autonómico, que propuso a Irigaray que Patricia Sánchez, alumna del módulo de animación de la Escuela de Arte de Zaragoza, lo convirtiera en un corto dentro de su proyecto de final de carrera. Aquella pieza audiovisual de tres minutos sirvió de base para la producción, más depurada en lo formal y de mayor duración, que después quiso llevar a cabo Irigaray con el respaldo técnico de la propia Sánchez.

 

Fotograma de ‘Lo Gorrorroi’, corto de animación en aragonés belsetán

 

Este nuevo cortometraje, de 10 minutos y con versiones en aragonés belsetán y castellano, es el que se ha proyectado con éxito de público en Bielsa, Huesca, Jaca y Zaragoza, donde se exhibió en los Cines Aragonia. El relato muestra a Tricolotraco, un gorrorrojo (de ahí el título original) al que le encanta hacer trastadas en la casa del molinero. Sin embargo, su alegría se disipa cuando se queda solo en el valle por culpa de la Guerra Civil, tras lo que viaja a Francia. La situación recuerda el exilio al que se vieron obligados los habitantes de la zona en el contexto del conflicto fratricida, dolorosa circunstancia histórica que, dentro del tono amable de la narración (no falta el imprescindible final feliz), adquiere mayor nitidez que en el libro.

 

A la simpatía del travieso protagonista se suman el encanto promovido por el sugestivo aspecto visual, fiel a la estética de Irigaray, y la sencilla y funcional animación digital. La música del Corro d’es bailes de la valle Bielsa resulta fundamental por los envolventes rasgos folclóricos y tradicionales que aporta, al igual que la canción interpretada por los niños del municipio. Barré y el abuelo Baitico, de los pocos vecinos que quedan con el belsetán como lengua materna, prestan su voz a Tricolotraco y al gorrorroi francés, colaboración con el relieve emocional de que el segundo vivió los hechos denunciados en la obra.

 

Saúl M. Irigaray (dcha.), en una presentación junto a Chusé Raúl Usón, Barré y Patricia Sánchez

 

El director resalta el laborioso proceso de desarrollo para añadir planos y crear movimientos a partir de sus dibujos. La dinámica consistió en continuos visionados de lo realizado para analizarlo y fijarse en lo que se podía mejorar e incorporar. ‘Lo gorrorroi’ exigió una dedicación total con el mérito de que lo impulsó un equipo de solo cuatro personas: Irigaray, la animadora Sánchez, Chusé Raúl Usón (guion, traducciones y voz en ‘off’) y Nacho Moya (posproducción de sonido y mezclas). La complejidad queda compensada por la satisfacción final y el aprendizaje adquirido, tanto que su responsable repetirá experiencia en el audiovisual. Además del Gobierno de Aragón, en el cortometraje han colaborado la Diputación Provincial de Huesca, la comarca de Sobrarbe y los ayuntamientos de Bielsa, Jaca y Huesca.

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Su interés por escribir y comunicar también incluye la creación de contenidos digitales y la gestión de redes sociales. Desde hace seis años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *