María Pérez Heredia publica Starman con la editorial Reservoir Books

María Pérez Heredia

María Pérez Heredia (Zaragoza, 1994), estudiante de Filología Hispánica, publicó su primera novela “ Esos días raros de lluvia” en el año 2013. Después de publicar también cuentos y artículos de crítica literaria ésta titulada “Starman” es su segunda novela.

 

 

Esta vez la editorial Reservoir Books apuesta de nuevo por un talento natural y joven pero extremadamente maduro, el de esta escritora zaragozana que el pasado 10 de febrero presentaba su segunda novela. Una narración con ecos del “El guardián entre el centeno” de Sallinger pero que incorpora elementos de documental y de reportaje periodístico para una trama de profunda introspección mostrando a la vez un gran dominio de los diálogos entre los personajes.

 

“Clay Cassady es un chico joven sin un futuro claro que trabaja en una cafetería de Los Ángeles, su ciudad natal. Un día, lo descubre un poderoso agente, quien se propondrá convertirlo en una estrella”

 

Ingenio y brillantez para una novela que nos habla de la fama y de su nula relación o coincidencia con el concepto del éxito personal verdadero que en nada tiene que ver con haber alcanzado grandes dosis de popularidad.

 

María, es tu segunda novela a pesar de tener tan solo 22 años, está claro que la literatura ha formado parte de tu vida de manera habitual…

Así es, la literatura ha formado parte siempre de mi vida, mis padres están directamente relacionados con este entorno y eso ayuda mucho. Empecé a escribir a los 16 años y lo hacía en francés. Guardo aquellos escritos que no pasaban de 30 páginas pero…No, no tiene intención de publicarlos.

 

¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿En qué o en quién te inspiras?

Sin duda Scott Fitzgerald es uno de mis escritores favoritos y en esta obra se nota de forma muy clara la influencia de Salinger. Por otra parte también me gusta inspirarme en series y películas, el cine es fundamental para mi…y por ejemplo siempre está presente en mi obra la estética de Sophia Coppola.

 

¿Cómo ves el panorama cultural y literario nacional como escritora y como consumidora joven de literatura?

Es cierto que en los noventa había muchos más autores jóvenes, de ese momento son por ejemplo Ray Loriga o Lucía Echevarría, era un momento de lanzamientos potentes que ahora ya no se dan pero también percibo un resurgir, un renacimiento de la narrativa joven, tanto es así que no consigo abarcar y llegar a leer todo lo que me gustaría.

 

¿Qué aconsejarías leer a los jóvenes de hoy más allá de las trilogías más bestsellers?

Sin duda un clásico como “Últimas tardes con Teresa” de Joan Marsé. porque consigue hacer de una historia banal de amor, con mucho lirismo, una historia maravillosa llena de muy buenas reflexiones. Es un lujo tener a un autor como Marsé en el panorama literario español.

 

¿Y que le aconsejarías a alguien que haya probado a hacer sus primeros pinitos en esto de ser escritor?

Que lean mucho porque para poder escribir es necesario antes nutrirse para precisamente escribir cada vez más y mejor, aunque algo de los escrito acabe por tirarlo. A mi ahora por ejemplo, me interesa la ficción y para novelar ficción he de crear diferentes voces, experimentar, jugar con los personajes…eso es en definitiva crear…

 

¿Eres de las que piensa que leer forja carácter?

Sí, claro, estoy convencida de ello. Somos lo que comemos, los libros que leemos, las películas que vemos…

María verbaliza con pasión todo lo que siente y eso la convierte en una persona no solo de ademanes y apariencia madura, también su esencia tiene el poso de serenidad y madurez necesario para hablar desde la novela de ficción de temas duros, muy humanos, como la frustración, la soledad o el vacío existencial.

“Yo soy introspectiva pero a la vez muy extrovertida, creo además que ser reflexivo te dota una una vida interior y de una fortaleza muy valiosa para salir al exterior. Me encanta observar… ¿cómo sino vas a escribir sobre personas?

 

¿Porqué aconsejarías leer tu libro?

No solo les va a entretener a los lectores, aunque la trama discurre en una localización lejana, la cuna del cine americano, es muy cercana en cuanto a que hablo y trato de sentimientos de soledad y de éxito mal canalizado, un éxito que no es la solución a los problemas que viajan con el protagonista allí dónde va y mientras no los encara, no los enfrenta, no los soluciona…es una huída…

 

¿Dónde te has documentado?

Ha sido la parte más divertida del proceso. Mi primera novela estaba centrada en Zaragoza y todo era conocido y cercano. Esta vez he necesitado dedicarme más a la elaboración y he recurrido a películas y documentales para captar los diferentes ámbitos y ambientes de las ciudades dónde discurre la historia.

 

¿Qué me dices de tus métodos? ¿Tienes una metodología?

No. Lo que escribo suele ser lo definitivo. Escribo cada capítulo de un tirón y no reviso, funciono, “tengo arranques” tras un tiempo de maduración y ordenamiento aunque intento escribir todos los días. Sí que es recomendable llevar un orden y registro de los personajes e incluso en el caso de Starman, llevaba una línea temporal debido al especial tratamiento del tiempo en el desarrollo de la novela.

Más de un año, año y medio ha dedicado María a su segunda obra que ya la consagra como una autora con mucho futuro, rigurosa como es ella su éxito seguro que no es efímero ni una huida alocada…mucho tiempo invertido para el deleite de todos los que amamos la lectura y encontramos en ella esos momentos de interiorización y viaje al centro de uno mismo.

 

Kefi, cosmética natural made in zaragoza.

Kefi real natural cosmetics es una nueva empresa cosmética de Zaragoza que apuesta por ingredientes 100% vegetales y aporta todos los beneficios de la naturaleza. Y es que la naturaleza es una fuente de belleza inagotable.

Y para conocer mejor su filosofía de cosmética natural de verdad, Larisa Galici Oros, bióloga y cofundadora de Kefi, nos cuenta detalles sobre esta firma zaragozana que está empezando a convertirse en un imprescindible del cuidado facial.

¿Cómo definirías Kefi?, ¿cuál es la filosofía Kefi? Laboratorios Kefi es una empresa madeinzaragoza cuya dedicación es la creación, formulación y comercialización de cosméticos 100% naturales y veganos, certificados por bio.inspecta, avalados por BioVidaSana y además testados dermatologicamente. Nuestros productos son medioambientalmente sostenibles y no están testados en animales. Cada uno de ellos están elaborados a base de extractos de frutas y verduras, plantas medicinales y terapéuticas, aceites vegetales de alta calidad y aceites esenciales aromacológicos. Kefi es pasión, confianza, disciplina y constancia. Una marca exigente, sinónimo de calidad, cuidado y positividad, cuya misión es, ofrecer la mejor alternativa al cuidado de la piel, utilizando activos principales destacados en el mundo de la dermocosmética y con vigor científico-dermatológico.

La medicina oriental y la aromacología forman parte de los cosméticos Kefi; en nuestro laboratorio investigamos esta disciplina fusionando los beneficios de los activos principales de las formulas cosméticas con los aceites esenciales naturales y vegetales, y por eso mismo, la fragancia natural es un elemento fundamental en los productos de la marca, ya que intervienen en la mejora del sueño, controla la producción del sebo, reduce el estrés, regula el flujo sanguíneo, equilibran las hormonas, entre otras cosas. ¿Cómo se te ocurrió la idea de embarcarte en este proyecto? Este proyecto lleva una trayectoria larga y muy bien meditada. Desde joven he tenido problemas de piel, he probado multitud de cremas y marcas distintas, pero sin resultados a medio – largo plazo, hasta que mi dermatóloga me propuso un día probar otra alternativa que fueron unos productos naturales específicos para mi piel. Y así empezó todo. Tras empezar el tratamiento natural, mi piel cambio por completo, encontré mi propio equilibrio. Como bióloga, tengo un amplio conocimiento sobre las plantas. Este amor por la naturaleza y la belleza me llevó a conocer cada día más los beneficios de las plantas. Puedo decir que las plantas son nuestra ciencia; demuestran unas incomparables capacidades de autorregulación, de autoreparación y de autoregeneración, un poder de renacimiento extraordinario. Son particularidades directamente vinculadas a nuestra piel. Si comparamos una célula vegetal y otra humana, se distinguen las inmensas similitudes entre si, y de allí su afinidad con nuestra piel.

El punto de partida de la creación de la marca fue la clara necesidad de tratar la piel de la manera más natural posible, ya que está demostrado científicamente con investigaciones y estudios llevados a cabo por médicos, científicos y dermatólogos, que en los cosméticos convencionales hay sustancias tóxicas capaces de provocar trastornos graves, cáncer incluido, una realidad consentida por las autoridades (aceites minerales, ftalatos, fenol y fenil, pegs, colorantes, solventes, antioxidantes sintéticos, fragancias sintéticas, etc.).¿Desde cuándo estás trabajando para lanzar Kefi al mercado?
Poner en marcha este ambicioso proyecto nos llevó más de 4 años.
Los estudios para la creación y formulación de los productos los enfocamos según las tendencias actuales, productos multi-beneficio; el consumidor lo quiere todo en un solo producto cuyos propiedades sean visibles y que gane eficacia aplicación tras aplicación. El desafío para mi era exactamente ese, responder de manera efectiva a todas las necesidades y tipos de piel en un solo gesto.
La investigación cosmética es un campo muy amplio. Trabajamos mucho con formulas anti edad, aromacología y en cómo actuar en la piel a través del alivio de la mente. Son retos muy grandes que llevan mucho tiempo, pero así es la cosmética natural de verdad.¿A quién va dirigida la cosmética Kefi?
Es verdad que cada vez se comienzan a utilizar a una edad más temprana los productos cosméticos y se percibe más como algo necesario en nuestra rutina diaria.
Cada vez hay más conocimiento y por tanto conciencia de que cuanto más tiempo se mantenga joven nuestra piel más fácil es mantenerla sana y radiante. El porqué radica en que sabemos que la edad no importa, sino el estado de la piel. Así, por ejemplo si tienes 25 años y no te has cuidado la piel de las agresiones externas continuas (exposición solar, etc.) o una dieta que te haya provocado una piel poco sana, vas a necesitar antes una cosmética reparadora. En Kefi enfocamos los productos en función del tipo y del estado en la que se encuentra la piel. Por ello, nunca hablamos de la edad y en todas las fórmulas incluimos ingredientes anti-aging.  De esta forma hemos creado varias líneas de productos: Tratamiento para piel normal a mixtaTratamiento para piel seca y sensible y Tratamiento para piel grasa a mixtaAdemás ofrecemos una solución para las personas alérgicas a los ingredientes de origen marino (caviar, escualeno proveniente de hígado de tiburón, etc.).
También las personas veganas pueden beneficiarse de nuestros tratamientos, ya que todos los productos son 100% vegetales (no contienen, leche, huevo, cera etc.).

¿Cuál es el producto estrella?
Para mí es muy difícil contestar. Cada producto ofrece una multitud de beneficios y soluciones que prioriza las necesidades de cada piel. Quizá, en Zaragoza, por el tipo de clima que hay, el Serum Total Reparador de la Colección Essential, es el producto estrella. Trata la cara, el cuello y el escote. Es para todas las pieles, tiene tacto seco y la pirámide aromacológica de su fórmula es espectacular.

¿Cómo está siendo la respuesta de la gente? Los productos conquistan por su eficacia, su textura y su aroma natural. Hay un máximo respeto por las funciones de la piel y esto nuestros clientes lo sienten nada más aplicar el producto. El mercado mundial de la cosmética es cada vez más natural. Hoy en día se precisa un claro posicionamiento de la marca con características de exclusividad que transporta un valor añadido, la cosmética natural y certificada. Eso implica principalmente transparencia a lo largo de la cadena de valor y, por supuesto, planteamientos creíbles y auténticos, puntos de ventas adecuados y con asesoramiento competente.
Nosotros estamos evolucionando en este sentido buscando el bienestar de los consumidores porqué ellos están buscando no solo productos efectivos, sino productos que encajen con su forma de vida. Y por todo ello, nosotros queremos hacer más, hacerlo mejor y disfrutar haciéndolo.

¿Dónde podemos encontrar la cosmética Kefi? Tenemos puntos de venta en parafarmacias y centros específicos de tratamiento facial. Estamos trabajando en conseguir introducirnos en muchos más puntos de venta para así, dar mejor servicio a nuestros clientes. Queremos introducir la marca en este complejo mercado poco a poco, pero pisando seguro y dándolo todo en cada evento y presentación que organizamos. Consideramos que es una fórmula más efectiva, exclusiva y personal. De allí nuestra esencia: la de mimar a cada uno de nuestros clientes.

Más información: En su web, a través de facebook, twitter, instagram o por mail: info@kefi.es

Amaury Cabrera, fotografía con sentimiento

Una historia que contar, una aventura, un momento especial y una luz que invade el instante que Amaury Cabrera sabe captar y transmitir en forma de imágenes. El poder de la magia transformado en imagen, el poder de la imagen cargada de sensaciones, emociones y sentimiento.

 

 

¿Quién es Amaury Cabrera, la persona? Por orden de aparición, como me gusta presentarme, soy cubano, poeta, escritor, ingeniero industrial, emigrante, español, fotógrafo, realizador de vídeos, freelance y formador.

 

 

¿Cómo presentarías a Amaury Cabrera, como negocio? En un principio, bajo el nombre de Negocy, agrupé todo esto para ofrecer a las empresas contenidos originales como marketing para sus webs y redes sociales. Sé que cuesta entender lo que hago, y porqué lo hago, pero me gusta remitir a la gente a mi trabajo en mis sitios webs para que lean y vean. Es la mejor manera de comprender que me gusta crear cosas bellas sin que importe el gremio, si es una industria, o un bar, o una persona.

 

Abarco varios sectores así por ejemplo encontrarás temas sobre literatura y poesía en papelbit, sobre fotografía en acrey, y hablando de empresas y Marketing de Contenidos en Amaury Cabrera.

 

 

¿Qué tipo de servicios propones? En resumen: vídeo y fotografía. Pero dicho así no es nada. Lo que hago es escuchar al cliente, entender su producto, y en consecuencia crear ideas posibles en fotografía y vídeo, diseñar su campaña de contenidos, y producirla.

Cuando hablo con el cliente presto atención a sus problemas de imagen, además de solucionar sus propuestas con ingenio. Luego, varias reuniones más para precisar, y comenzamos a trabajar.

 

 

¿A qué tipo de tipo de clientes está enfocado tu trabajo? Por las características de lo que hago, todo tipo de industrias y negocios pueden ser clientes. Simplemente porque todos necesitan una buena imagen en Internet, vídeos, y fotos.

 

 

¿Cómo está siendo la respuesta de la gente ante tus trabajos? La verdad que muy bien, porque los clientes aprecian lo que hago, y sobretodo cómo lo hago, con honestidad, trasparencia, atención, y mucha originalidad en los contenidos. Siempre es complicado empezar, como todo. Y todo ha evolucionado sin prisas y poco a poco. Espero que un futuro próximo todo vaya mejor. Desde luego estoy trabajando para ello.

 

 

¿Cómo se puede contactar con Amaury Cabrera? Me apoyo sobre todo en el boca a boca y en Internet. Es fácil encontrarme en la web, en facebook, youtube, twitter, Instagram o por teléfono: 605080787

Cristina Vilches y la artesanía animada para crear mundos

Los cortometrajes ‘Fres-Boi’ y ‘Una aventura de miedo’ son la doble carta de presentación audiovisual de la joven zaragozana

La animación desprende una magia especial debido a sus posibilidades narrativas y estéticas, factor que guía la dedicación de Cristina Vilches. Los cortometrajes ‘Fres-Boi’ y ‘Una aventura de miedo’, proyectados en festivales del género y enmarcados en la cautivadora y laboriosa (por lo que implica de proceso artesanal) técnica del ‘stop-motion’, constituyen el prometedor inicio de una joven zaragozana con la ilusión de posicionarse en el audiovisual y aplicar su pasión con sentido emprendedor. Su caso permite además visibilizar un ámbito pendiente de un impulso en Aragón, situación paradójica en la tierra del pionero Segundo de Chomón.

Vilches, en el proceso de trabajo de ‘Una aventura de miedo’

Para Vilches, de 25 años, la animación posibilita “crear mundos y dar vida a algo que no lo tiene”. Su interés por la disciplina artística adquirió una nueva dimensión en Pontevedra, adonde se trasladó para finalizar los estudios de Bellas Artes que comenzó en Teruel. Allí realizó un máster de libro ilustrado y animación audiovisual, en cuyo contexto surgieron sus citados trabajos. Lo que le fascina del medio es que engloba el dibujo (la fase del ‘storyboard’), el boceto, la escultura, la escenografía y el componente cinematográfico.

 

 

Los cortos de la también ilustradora y diseñadora (un cartel suyo fue la imagen de la quinta edición de los Premios Simón del Cine Aragonés) incorporan el sello The Monster of Animation, nombre de su web profesional, el cual se debe a su predilección por las criaturas fantásticas. De hecho una de ellas, el simpático Fobos, protagoniza junto a un niño su debut, ‘Una aventura de miedo’. La obra, con un título que encierra matices respecto a la premisa y la evolución del relato, expone una amistad y un viaje mediante los que un pequeño destierra sus temores, discurso que entraña valor didáctico y canaliza la inquietud de Cristina Vilches por la psicología infantil. Concibió el proyecto como un reto personal con objeto de ver hasta dónde podía llegar y de que le sirviera de carta de presentación, de ahí su sencillo pero cuidado aspecto visual.

 

 

‘Una aventura de miedo’ ha tenido recorrido nacional e internacional por festivales especializados, al igual que ‘Fres-Boi’, en el que un esquimal se instala en una base científica y encuentra un huevo con el que establece un peculiar vínculo. La historia articula apuntes de humor amables y de carácter clásico y depara una divertida sorpresa argumental que despierta una sonrisa. Vilches desarrolló la propuesta mano a mano con la suiza Paloma Canonica, su amiga y compañera de prácticas.

Un premio con significado

Cristina Vilches, con su Augusto en la gala de clausura del Festival de Zaragoza

‘Fres-Boi’ ganó el premio al mejor cortometraje aragonés en la 21 edición del Festival de Cine Zaragoza. Ese trofeo Augusto tuvo un significado añadido porque a la distinción optaban trabajos de acción real y de animación, lo que supone un pequeño triunfo de naturaleza simbólica para un ámbito aún considerado de forma errónea y por defecto menor. Cristina Vilches protagonizó una de las anécdotas de la gala de clausura por la emoción que mostró al recoger el galardón y por reclamar que en Aragón se pueda hacer animación. “Sentía que debía realizar la reivindicación”, afirma cuando recuerda el momento.

Mientras continúan las buenas noticias en forma de selecciones en festivales, la joven ya piensa en su tercer cortometraje, que de nuevo será en ‘stop-motion’, técnica que trasciende el concepto de otorgar movimiento a los muñecos y refuerza la conexión con la historia.

Laura Pérez Burillo: “El diseño también es arte”

Buri Estudio
La diseñadora gráfica Laura Pérez Burillo estrena nueva marca, Buri Estudio.

Dicen que no existen atajos hacia el éxito pero tener claro lo que buscas puede ahorrarte unos cuantos pasos. A la diseñadora gráfica Laura Pérez Burillo (Paniza, Zaragoza, 1989), le bastaron dos años en una agencia de publicidad para darse cuenta de que su futuro profesional pasaba por establecerse por su cuenta como freelance. Un camino que empezó en solitario en 2014 bajo la marca Laura Buri y que desde hace un año comparte con Daniel San Emeterio Sanz, a quien define como “la cabeza lógica del estudio”.

 

Impulsiva, inquieta, impaciente son definiciones que se reserva para sí misma durante nuestra conversación en su oficina de la calle Fray Luis Amigo de Zaragoza. Observando la decoración del estudio, descubrimos su admiración por la tipografía helvética, que goza de un puesto de honor, y un marco, en una de las paredes. Mediante la charla, nos acercamos a su forma de entender el diseño, sus trabajos más personales y su recién estrenada marca Buri Estudio.

 

¿Por qué el cambio de nombre?
El nombre con el que empecé, Laura Buri, conservaba un carácter freelance que queríamos dejar atrás. Con la nueva marca Buri Estudio y la nueva web buriestudio.com damos un paso más y reforzamos el carácter integral de nuestro servicio. Podemos hacer una web a las empresas, pero también el diseño de un logotipo, un catálogo y, en realidad, la comunicación completa.

Buri Estudio
Identidad visual, diseño de iconografía, dirección de comunicaicón y diseño web de Clínica Dental Zoe.

¿Qué os hace diferentes respecto a la competencia?
Como somos un estudio pequeño, los trabajos son muy nuestros y llevamos al cliente de la mano. Es un trabajo meditado, estudiado. No viene un cliente, está 15 días y se va, sino que es un recorrido. En aspectos visuales concretos, nos gusta mucho incorporar fotografías en los proyectos y nuestras webs destacan porque llevan mucho diseño, color y un toque artístico. Yo vengo de las Bellas Artes, no tengo un diseño técnico sino un diseño más enfocado al arte. Incluso, si algún diseñador técnico ve mis diseños puede que se eche las manos a la cabeza y diga: ¿por qué hace esto?

Las claves de un buen diseño web

¿Cuáles son los ingredientes básicos de una buena web de empresa?
Lo básico que tiene que tener una web es que sea legible, que se entienda, que la encuentre el cliente que la tiene que encontrar y que seduzca, sobre todo que seduzca. Que te acuerdes de ella, por lo que sea. El diseño no es solo imagen, es seducción. Es que te seduzca porque te ha ido rápida, porque te ha sido muy fácil, porque has visto una fotografía y te ha emocionado, porque te ha solucionado el problema que venías buscando…

Buri Estudio
Identidad visual corporativa, diseño de papelería y diseño web de Muebles Gregorio.

Y de paso que seduzca también a Google…
Sí, también trabajamos el posicionamiento en buscadores. Daniel hace todo el tema escrito y el SEO, mientras que yo me encargo de la dirección de arte. Pero también me gustaría decir que muchas veces se hacen las webs para Google y no para el visitante. Está muy bien estar bien posicionado pero como lo estés y luego al visitante, cuando entra en la página, no le guste lo que ve, no te sirve de nada. Al final, tienes que cuidar los dos aspectos.

 

Puesto en una balanza, ¿dais más peso al componente visual o al SEO en una web?
Para mí tiene más peso el diseño pero para eso está la cabeza lógica del estudio que es Daniel, que tiene otro perfil, más periodístico. De esta forma, nos complementamos y equilibramos la balanza. Eso es precisamente lo que pensaba cuando decidí incorporar a otra persona al estudio. No buscaba a otro diseñador, buscaba suplir lo que a mí me estaba faltando.

El diseño como arte

Ante la cantidad de herramientas gratuitas que hay hoy al alcance de cualquiera, ¿sigue siendo necesario formarse para diseñar?
No es que sea necesaria la formación, es que tienes que estar continuamente formándote. Yo estudié en la Escuela de Artes y en la Escuela Superior de Diseño, en Zaragoza, y después en la facultad de Bellas Artes en Teruel. Allí me especialicé mucho en el diseño, al que dediqué mi proyecto de fin de carrera. Pero siempre quiero saber más porque sé que lo puedo hacer mejor. La formación es fundamental.

 

¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo?
Disfruto mucho la primera fase de los proyectos, el proceso en el que estás sacando la forma y coges un libro para tomar referencias. Las vanguardias y el arte contemporáneo, por ejemplo, me influyen mucho. Investigas primero y luego te pones a bocetar, ya sea con el ordenador o con un cuaderno. Para mí es muy importante cambiar los procesos, es decir, si el logotipo de un proyecto lo he sacado buscando referencias en blogs y directamente desde el ordenador, otro proyecto lo saco con libros de arte y un cuaderno de bocetos. Y así el resultado es diferente, porque como hagas siempre el mismo proceso van a ser todos los proyectos iguales.

Buri Estudio
Branding, identidad visual corporativa y diseño editorial de Hogar Dulce Hogar.

Dices que te inspiran las vanguardias y el arte contemporáneo. Parece difícil trasladar esa referencia a un logotipo o a un catálogo…
Quizás en algunos casos no, pero para un proyecto de un catálogo de muebles, por ejemplo, sí que influyen… Todo tiene una referencia y además, yo creo que el diseño es arte. No solo creo en el diseño como una funcionalidad, que lo es, sino que creo que el diseño también es arte.

Los proyectos de Buri Estudio

¿Para qué tipo de clientes has trabajado? ¿Te has especializado en algún sector en particular?
El 85% de mis clientes vienen del sector del mueble, de la decoración, de la arquitectura. Me gusta mucho la decoración, la he estudiado, el cliente lo nota y yo, además, he encaminado hacia ahí mis proyectos.

 

¿Podrías poner algunos ejemplos de proyectos que sientas más tuyos?
Entre los que siento “más míos” o mejor dicho “más nuestros”, destacaría el trabajo de identidad visual, diseño de iconografía, dirección de comunicación y diseño web para Clínica Dental ZOE, que unifica nuestras dos patas más fuertes, contenido y diseño. También el branding, identidad visual corporativa y diseño editorial de Hogar Dulce Hogar, que comenzó su proceso de forma diferente al resto, en un cuaderno de bocetos a mano que luego acompañan al logotipo final y al propio catálogo. Otro igualmente especial es el trabajo de identidad visual corporativa, diseño de papelería y diseño web para Muebles Gregorio, un proyecto con pinceladas muy femeninas y con muchas referencias a las tendencias actuales de interiorismo.

 

Y desde el estudio, ¿desarrolláis algún proyecto propio?
Sí, tenemos un blog del Real Zaragoza que cuenta las noticias del equipo de forma gráfica. Se llama “El jugador número 12”. También realizamos bodegones por estación o fiesta importante, como un ejercicio de composición, luz y color que nos sirve de aprendizaje. Hicimos uno en Navidad y ahora estamos preparando el siguiente para San Valentín.

Buri Estudio
Bodegón “Por una Navidad llena de magia” de Buri Estudio.

Charlamos con Fermín Serrano sobre ‘Vigilantes del Cierzo’, un proyecto que mide la calidad del aire usando 1.000 macetas con fresas

La calidad del aire en nuestra ciudad se mide en tiempo real desde una red de estaciones de control de contaminación atmosférica, y en los próximos meses se medirá también con un método mucho más creativo y ecológico.

Mil macetas de fresas ejercerán como auténticos termómetros de la polución, vigilando el aire que respiramos desde las ventanas y terrazas de vecinos voluntarios.

Son los “Vigilantes del Cierzo“, protagonistas de un experimento de ciencia ciudadana organizado por Zaragoza Activa y la Fundación Ibercivis, con la colaboración de la red de huertos urbanos Hortals, la Fundación Parque Científico Tecnológico Aula Dei, el programa Ciencia Viva y el Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos de la Universidad de Zaragoza.

Háblanos del proyecto ‘Vigilantes del Cierzo’

‘Vigilantes del Cierzo’ es un proyecto de ciencia ciudadana que tiene como objetivo controlar la calidad del aire en Zaragoza utilizando plantas de fresa. Estos proyectos se suelen hacer a nivel mundial a través de aplicaciones móviles, pero nosotros queríamos que todo el mundo pudiera participar, aunque no tuvieran un smartphone o acceso a internet, de ahí dar una maceta.
Todo el mundo puede cuidarla, no necesitas un móvil, no necesitas acceder a una aplicación… con la planta de fresa eliminamos la brecha social y digital.

La idea comenzó en la Univesidad de Amberes en Bélgica en 2014. El impulsor del proyecto, el profesor Roeland Samson me habló de el y desde el primer momento pensé en traerlo a Zaragoza.
La oportunidad se presentó cuando Raúl Olivan de Zaragoza Activa me preguntó si teníamos alguna idea de participación ciudadana. Había llegado el momento de llevarla a cabo en nuestra ciudad.

¿Por qué fresas?

Las plantas de esta fruta fueron las que escogió el profesor Roeland Samson en el proyecto que coordinó en Amberes. Quisimos replicar gran parte del procedimiento para que los resultados fueran lo mas parecidos posibles.

Las plantas de fresa son una especie de fácil cuidado y resistente a las inclemencias meteorológicas, y en sus hojas pilosas (recubiertas de pelusilla) se adhieren perfectamente todas aquellas partículas magnetizables liberadas por la quema de combustibles fósiles, así como del desgaste en raíles de trenes y tranvías, discos de freno, y otros elementos relacionados con el transporte.

¿Qué es la ciencia ciudadana?

Es una forma de hacer investigación con la contribución de la gente corriente, que está en sus casas. Muchas veces somos los investigadores los que necesitamos la ayuda ciudadana, pero otras veces son los propios ciudadanos los que toman la iniciativa.

La ciencia ciudadana más habitual es la monitorización ambiental y control de la biodiversidad. Desde hace siglos son voluntarios los que van al campo, y a través de cuadernos y fotografías recogen los datos que se usan en las publicaciones científicas. Gracias a lo digital, cualquiera puede hacerlo ahora con un móvil.
Hay muchas plataformas online en las que se pide a la gente que haga pequeñas tareas del proceso investigador, que a los científicos les costaría mucho hacer por su cuenta.

¿Que tenías en mente con “Vigilantes del Cierzo”?

Llegar a rincones no habituales, a gente que no suele ocuparse de temas como la ciencia ciudadana. Todo el mundo que quiso participar en el proyecto pudo recoger su planta de fresa en el acto de lanzamiento de Zaragoza Activa.

Además, a través del programa Ciencia Viva del Gobierno de Aragón buscamos un centro escolar por código postal y repartimos cientos de macetas entre los alumnos. También hemos colaborado con la Fundación Federico Ozanam para llegar a barrios como la Magdalena y el Gancho.

Este proyecto ha sido una semillita, para que estas personas sientan la investigación como algo propio.

Una brigada de fresas contra la contaminación.

Publicado por PlayGround en Miércoles, 11 de enero de 2017

¿Cuanto durará el experimento y cuando podremos saber los resultados?

La fase de participación pública durará hasta mediados de marzo. En ese momento los voluntarios enviarán en un sobre que les dimos varias hojitas de su planta y un formulario.

Ahí empieza nuestra tarea de laboratorio. Aplicando técnicas biomagnéticas podemos identificar fácilmente qué compuestos hay en las hojas. Y haciendo un estudio agregado analizar la concentración de contaminantes en el aire de Zaragoza. Gracias a los datos que obtengamos elaboraremos mapas con los niveles de contaminación del tráfico en las distintas calles y barrios de Zaragoza.

Pasaremos meses analizando las muestras y relacionando los datos, y en los próximos 2 años iremos publicando las diferentes conclusiones que vayamos obteniendo.

Todos los participantes serán notificados de los resultados de sus muestras y las conclusiones científicas se compartirán abiertamente.

Puedes seguir la actividad de los “Vigilantes del Cierzo” a través de su página web o redes sociales como Facebook y Twitter.