4º MIZlab: Estrategia de diseño con Fabiola Gil Estudio II

Recreando Estudio 31 mayo, 2019

 

Tras la primera sesión con Fabiola nos fuimos con varias preguntas pendientes de resolver. Estas giraban en torno a la visibilidad del estudio hacia el exterior, en ampliar la presencia en esa calle donde esta situado.

 

 

Los puntos críticos que teníamos que resolver eran los siguientes:

 

1- ¿Podríamos conseguir un permiso por parte de urbanismo para la colocación de una banderola lateral?

 

2- ¿Podríamos tapar el logotipo de “La Otra Galeria” que está en el toldo y sustituirlo por el de Fabiola.

 

3- ¿Cómo podrían seguir compartiendo escaparate y que quedaran más claros los dos negocios que ahí se exponen?

 

 

 

Y las respuestas estas preguntas que nos hacíamos son:

 

1- Los permisos para todo este tipo de aplicaciones en fachadas de edificios catalogados son muy lentos y tediosos. En su día a la compañera de Fabiola, hace unos 4 años, le denegaron cualquier tipo de licencia para agujerear así que después de pedir consejo a un arquitecto, y valorar económicamente lo que costaría la producción y colocación de una, desechamos la opción de la banderola o de cualquier elemento en el que haya que intervenir la fachada.

 

2- Contactamos con el proveedor del toldo y vimos in situ las posibilidades que nos ofrecían para cambiar un logotipo por otro y al igual que en la opción anterior tuvimos que descartar esta idea, esta vez el peso del descarte de esta opción recae en el alto coste del cambio, al cual no se puede hacer frente.

 

Hablando con Fabiola y viendo que ambas partes somos muy de reciclar y de hacernos nosotras mismas las cosas, estuvimos barajando la posibilidad de comprar la tela azul, serigrafiarla o vinilarla con su logotipo y colocar de alguna manera (con corchetes, velcro…) únicamente el paño azul donde actualmente está el logotipo. No nos parece una opción muy descabellada, sabemos que el resultado no sería el mismo exactamente pero tampoco es lo mismo un presupuesto de 550 € frente a uno que ronda los 150 €  😉

 

3- Respecto al escaparate, creímos que, si las opciones 1 y 2 no funcionaban, la tercera sí o sí podía ser el soporte idóneo donde “colocar” el logotipo de Fabiola. Los escaparates son la principal ventana al exterior de los comercios, un elemento hacia el que siempre se mira, así que, si colocamos el logotipo por medio de vinilo en el escaparate, aunque no sea un elemento que sobresalga respecto a la vertical de la fachada, será un punto de atención para los ojos de los viandantes.

 

Exterior a parte, en el interior del taller, Fabiola veía necesario más espacio de almacenaje, y de momento eso lo estamos trabajando y poco podemos contar, no porque sea un secreto sino porque de momento es cuadrar medidas del espacio con precios y opciones así que en el siguiente post os hablaremos un poco más a fondo de esta parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *