Zumiko: jugos naturales y sin añadidos en Zaragoza

Enrique Abenia 23 octubre, 2020

El local (Vírgenes, 3) de José Miguel Carrasco y Janice Labrador es una opción interesante para los amantes de los buenos zumos

Las frutas, junto con las verduras, constituyen la base fundamental de la buena alimentación. Lo mejor es tomarla fresca y entera, si bien hay veces que puede cansar y apetece probar algo diferente, sobre todo si se sabe que la alternativa no pierde de vista lo saludable. Ahí aparece Zumiko (calle de las Vírgenes, 3, al lado de Méndez Núñez), establecimiento adscrito a la Red MIZ especializado en jugos naturales sin añadidos y preparados al momento con la fruta que uno elige.

Detrás de Zumiko están José Miguel Carrasco y Janice Labrador, matrimonio venezolano que desde hace dos años y medio vive en Zaragoza. Licenciados en Derecho (con especialización en Derecho Penal y Criminología) y en Gerencia de Recursos Humanos, respectivamente, buscaban crear un negocio propio con el que mantener a sus dos hijos. Querían algo innovador y con elementos artesanales, y la inspiración surgió de la moda por las zumerías y los jugos verdes en Latinoamérica por influencia estadounidense, también palpable en Europa.

El proyecto tiene un nombre llamativo, de los que se recuerdan. Como se detecta, incluye un claro guiño al ‘ico‘. «Como se ha desarrollado en Zaragoza, deseábamos señalar esa pertenencia», explica José Miguel. Lo de la ‘K’ se debe a la intención de darle un toque internacional (de hecho, suena a japonés), reflejo de que sus responsables sueñan con que la iniciativa crezca. Cuando descubrieron que Zumiko se parece a un nombre de chica en japonés y que además guarda similitudes con una palabra en dicho idioma que significa ‘persona emprendedora’, supieron que era la elección idónea.

Algunos de los jugos que pueden tomarse en Zumiko (Instagram de Zumiko)
Algunos de los jugos que pueden tomarse en Zumiko (Instagram de Zumiko)

Zumiko comenzó su andadura en febrero, si bien a los pocos días llegaron la pandemia y sus cambios, con el consiguiente cierre temporal hasta mayo. Esas primeras semanas supusieron un “estudio de mercado real” para comprobar la respuesta de los clientes, explica José Miguel. A su vez, el parón obligado les sirvió para introducir variaciones y afinar el concepto y la oferta.

Prensado en frío

José Miguel y Janice compran a diario la fruta en el Mercado Central y la dejan lista en el expositor. Algunas de esas piezas las cortan y congelan para dejarlas listas para los smoothies (caracterizados por la cremosidad y por estar casi helados). Para los jugos utilizan una máquina de prensado en frío que al meter la fruta separa la pulpa del zumo (cada una sale por un lado). La fibra, por tanto, se va, pero la temperatura aplicada permite que no se pierdan las vitaminas.

Abogan por no abusar de los zumos (los azúcares naturales quedan aislados de la necesaria fibra) y por disfrutarlos con moderación. En todo caso, como se guían por lo saludable, su carta contempla opciones para tomar la fruta con sus propiedades intactas, como las macedonias y los citados smoothies, ya que la fruta congelada se licúa.

La carta de Zumiko
La carta de Zumiko (1)

Los zumikeros, como llaman con cariño a la clientela, se han aficionado a crear sus zumikos y zumibatidos. El primer paso es elegir una base líquida (naranja, sandía, zanahoria, bebida de almendra, leche desnatada…) y, el segundo, añadir frutas y vegetales al gusto. Surgen combinaciones locas pero que encima están buenas, comentan José Miguel y Janice. Confiesan que algunas las han incluido en la carta.

Los zumidetox también se han convertido en los jugos estrella, en especial el Greenlove (apio, pepino, lima, jengibre, espinaca, manzana y perejil) y el Ginger Piña (piña, jengibre y pepino).

Las preparaciones pueden tomarse en el cuidado y acogedor local o pedirse para llevar. También está la posibilidad del pedido a domicilio (para ello está la página web), llevado a cabo tanto por los propios responsables como por empresas de delivery.

La carta de Zumiko (y 2)
La carta de Zumiko (y 2)

La oferta de Zumiko resulta más amplia y en ella figuran asimismo milkshakes, batidos, zumibowls, zumifitness y zumisalud (digestión, quema grasa, cansancio…), entre otros. A su vez, hace poco incluyeron ensaladas, sándwiches, desayunos (bagels, croissants, wraps), postres y cafés. Una manera de adaptar la propuesta a lo que apetece cuando viene el frío.

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Desde hace siete años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor. También escribe en la revista temática 'Imágenes de Actualidad'.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *