Rubén Blanco en Córner MIZ | La Azucarera

Córner MIZ 5 – Rubén Blanco “Yo paroxismo, tú posverdad”

 

Rubén Blanco es el artista que ha realizado la tercera intervención del ciclo Córner 5 con el que estamos celebrando el quinto aniversario de Córner MIZ, el proyecto de intervenciones artísticas de carácter efímero de Zaragoza Activa.

 

El artista ha creado una obra global compuesta por tres intervenciones (dos aquí en La Azucarera y la tercera en Las Armas) a modo de trilogia visual para hablarnos de la actualidad y su visión sobre ella.

 

La primera de ellas es una intervención pictórica creada a partir de la apropiación de una imagen buscada en Internet. Al artista le interesa mucho la imagen y, sobre todo, el poder de la imagen en la era digital. El uso que se hace de ellas y, como veremos con la intervención que ha creado en Las Armas, la posibilidad de múltiplicación de significados de una misma imagen en función de la contextualización o descontextualización que se haga de ella.

 

En esta intervención, Rubén ha recreado una manifestación. Vemos como un grupo de personas cargados de pancartas se manifiestan pidiendo algo. Según la Real Academia de la Lengua Española, una manifestación es una reunión pública, generalmente al aire libre y en marcha, en la cual los asistentes a ella reclaman algo o expresan su protesta por algo. Y eso es lo que  vemos en la obra pintada, lo que no vemos es lo que reclaman. Eso sí, podemos ver que lo reclaman ya. No sabemos qué es, pero sabemos que lo quieren ya, de forma inmediata. Intuimos que es quieren una solución a algún problema, por ello se manifiestan, y la solución la quieren ya según los múltiples carteles y pancartas que portan en la marcha.

 

Es una reclamación para conseguirlo ya, da igual lo que sea, lo que se pone de manifiesto es la inmediatez, “YA”. Además, en esta obra (al igual que en muchas de sus obras) Rubén Blanco juega con el humor y nos propone la posibilidad de que el espectador se meta dentro de la obra, uniéndose a los manifestantes y fotografiándose con ellos reclamando también su solución ya.

 

La segunda obra lleva el título de “YO” y eso es lo que representa: un yo gigante que ocupa todo el espacio mural y queda enmarcado en el arco de ladrillo. Un yo omnipresente, expuesto a todos, un yo radiante.

 

Con esta obra, Rubén Blanco nos está hablando de la identidad, nuestra identidad personal, la que nosotros exponemos en los muros digitales, y también físicos, la identidad que queremos mostrar ante el resto. De ahí que sea un yo tan grande y pulido (realizado con pintura sobre acetato) y que esté expuesto por la parte más brillante, porque es el yo que queremos transmitir. Pero si nos fijamos un poco en detalle vemos que ese gran yo está medio sujeto al muro con unos pequeños clavos de zapatero. Estos clavos provocan cierta incertidumbre sobre la capacidad de sujección de la identidad (el yo) al muro ¿y si se cae?

 

Y ese es el dilema que nos plantea el artista. Nuestra identidad no es tan sólida como nosotros creemos y tampoco tan eterna, ni en el muro digital ni en el muro físico. En ambos muros, nuestra identidad, nuestros yoes, cambian con el tiempo y con todos los factores externos que nos pueden hacer mutar. No somos iguales siempre a lo largo de nuestra vida.

 

Todos estamos expuestos a las  adversidades y nuestra identidad puede ser tan frágil y efímera como un grafiti pintado en una pared de la calle.

 

Estas dos obras de Rubén Blanco se pueden visitar en Zaragoza Activa | La Azucarera (C/ Mas de las Matas, 20) de lunes a viernes en horario de 09.00 a 21.00h hasta finales de julio.

 

 

Autor: Sergio Sevilla

Gestión e Innovación cultural (I+C) Búsqueda de conexiones culturales en espacios de tránsito. Take a walk on the Art side.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *