Películas para redescubrir Zaragoza como escenario de cine

Calles y plazas de la ciudad han ambientado historias en la gran pantalla

Reconocer un lugar en una película siempre agrada, factor que conlleva curiosidad, dimensión emocional y orgullo cuando se trata de la región de pertenencia y, en especial, de la ciudad propia. El creciente número de películas de directores locales invita a redescubrir la presencia de espacios urbanos de Zaragoza en la gran pantalla, reflejo que contribuye a la afirmación de que Aragón es una tierra de cine. La aseveración, cargada de verdad y contenido aunque suene a frase hecha, remite al legado de autores ilustres, al trabajo de los actuales profesionales del audiovisual, a rodajes del pasado que permanecen en el imaginario colectivo y a la consideración al alza del territorio como escenario idóneo gracias a la promoción del patrimonio y al apoyo a las producciones atraídas por el mismo.

 

Una mirada a los inicios conduce a ‘Desfile del regimiento de Castillejos’ (1897), ‘Una fiesta zaragozana y la jota que bailaron dos baturritos’ (1898) y, sobre todo, a ‘Salida de misa de doce del Pilar’ (Eduardo Jimeno Correas, 1899), la primera cinta como tal del cine español. Más adelante llegarían las sucesivas versiones de ‘Nobleza baturra’, entre ellas la de Florián Rey en 1935, y ‘Agustina de Aragón’ (Juan de Orduña, 1950), con planos en la Audiencia Provincial y La Lonja. Dentro del recorrido histórico de las películas rodadas en Zaragoza, llamativo resulta el caso de ‘Culpable para un delito’, impulsada por Moncayo Films y dirigida por José Antonio Duce en 1966, ya que se realizó de forma íntegra en la capital autonómica pero el relato se enmarca en una ciudad portuaria que cuenta además con servicio de metro. En la obra, de género negro, aparecen la Confederación Hidrográfica del Ebro, el paso a nivel que había en la ahora plaza de la Ciudadanía, la antigua Facultad de Letras, el puente de Hierro o la zona de San Pablo, retratada como barrio chino.

 

El antiguo Egipto, en Valdespartera

 

Antes, célebre fue la estancia del equipo de la bíblica ‘Salomón y la reina de Saba’, con el cineasta King Vidor y los intérpretes Tyrone Power (quien moriría poco tiempo después), Gina Lollobrigida y George Sanders, en 1958. En los terrenos de Valdespartera se recreó al estilo del Hollywood clásico una batalla del antiguo Egipto en la que participaron más de 2.000 extras.

 

Por otro lado, en la década de los 90, Vicente Aranda grabó las últimas tomas de ‘Libertarias’, filme protagonizado por Ariadna Gil, Victoria Abril y Ana Belén rodado en su mayor parte en el Matarraña y el Bajo Aragón, en el Hospital Provincial de Zaragoza. Una de sus salas se convirtió en una consulta ginecológica en plena Guerra Civil. Esa producción tuvo lugar en 1995, y en 1997 Emilio Martínez-Lázaro mostró en ‘Carreteras secundarias’, encabezada por Antonio Resines, el pasaje del Ciclón, la calle Alfonso, la plaza Santa Cruz o el Canal Imperial.

 

De ‘Una de zombies’ a la futura ‘Miau’

Michelle Jenner y Eduardo Noriega, en una imagen de ‘Nuestros amantes’ ubicada en el parque J. A. Labordeta

 

Si nos detenemos en películas recientes rodadas en Zaragoza, el juego romántico entre Michelle Jenner y Eduardo Noriega narrado por Miguel Ángel Lamata en ‘Nuestros amantes’ (2016) ofrece una imagen diferente del parque José Antonio Labordeta, plasmada en un paseo junto a la acequia o en una charla en unos columpios. Algunas situaciones también se desarrollaron en el Museo Pablo Serrano y en La Bendita, convertida en una cafetería-librería. La ciudad ya estuvo muy presente en ‘Una de zombies’ (2004), la comedia gamberra con la que debutó Lamata, a través de las oficinas de Tuzsa, el cementerio de Torrero, la sede del Justicia de Aragón o el Paseo de la Independencia, donde acontecía el desenlace.

 

Pablo Aragüés filmó ‘Vigilo el camino’ en Montañana

 

El parque icónico de los zaragozanos destacaba asimismo entre las localizaciones de ‘Novatos’ (2015), obra de base autobiográfica en la que Pablo Aragüés denunciaba el delicado asunto de las injustificables vejaciones universitarias. La Facultad de Ciencias o la antigua Escuela de Artes fueron otros de los escenarios reconocibles. El director ya filmó su largometraje previo, el ‘thriller’ erótico ‘Vigilo el camino’ (2013), en Montañana (en los campos donde realizó sus primeros cortos) y en los alrededores de Aragonia.

 

Respecto a ‘De tu ventana a la mía’ (2011), la entonces debutante Paula Ortiz rodó el relato en torno al personaje de Luisa Gavasa en distintos puntos del casco histórico, entre ellos en la calle Alfonso. Muy cerca, en el pasaje del Ciclón, Nacho García Velilla trabajó con su equipo para grabar una escena de ‘Que se mueran los feos’ (2010).

 

Por su parte, Gaizka Urresti y sus compañeros de ‘Bendita calamidad’ (2015) eligieron un pozo de El sótano mágico para uno de los momentos clave, el del esqueleto. Las escenas del desenlace se rodaron en la iglesia de San Pablo, entonces en obras, ante la imposibilidad de hacerlo en la catedral de Tarazona, donde transcurre la acción en pantalla, ya que necesitaban un templo en esas circunstancias como ocurría en la novela de Miguel Mena.

 

Imagen de ‘Justi & Cia’ en la que se puede ver la calle de Ramón Pignatelli

 

De un modo similar, Ignacio Estaregui aplicó con inteligencia y verosimilitud en ‘Justi & Cia’ (2014) los ‘trucos’ del cine y la manifestación en León y el carnaval en La Línea de la Concepción tuvieron lugar en la calle de Ramón Pignatelli y la plaza de San Agustín. El director se encuentra inmerso en la preproducción de ‘Miau’, su segunda obra, y ha avanzado que esta comedia reflejará una Zaragoza cercana al realismo mágico, concepción formal en la que la Facultad de Filosofía y Letras, el final de la avenida Tenor Fleta, el Museo Pablo Gargallo y varios pasajes de la ciudad emergen como primeras localizaciones confirmadas.

 

De Estados Unidos a la Base Aérea

 

La presencia este verano de Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaal y John C. Reilly con motivo del rodaje en varios puntos de Huesca del ‘western’ ‘Los hermanos Sisters’, del francés Jacques Audiard, ha puesto de relieve el potencial de nuestra Comunidad para atraer producciones extranjeras y nacionales. Una dinámica fundamentada en la labor de la Aragón Film Commission que coordina Teresa Azcona. En cuanto a presencia internacional reciente, cabe recordar el paso por Zaragoza a finales de 2015 de los responsables de ‘Megan Leavey’, drama sobre una marine estadounidense (encarnada por Kate Mara) que localizaba explosivos en Iraq con la ayuda de su perro. Filmaron en la Base Aérea, el Hospital Militar y el bar Drinks & Pool de Cesáreo Alierta.

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Su interés por escribir y comunicar también incluye la creación de contenidos digitales y la gestión de redes sociales. Desde hace cinco años es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *