‘El cómic y Goya’, desborde creativo para honrar al genio de Fuendetodos

Enrique Abenia 27 junio, 2021
Etiquetas: , , , ,

La exposición ‘El cómic y Goya. Una muestra de veneración’ reúne hasta el 30 de julio la obra de 60 artistas en los Antiguos Depósitos Pignatelli

La figura de Goya entraña un relieve que además resulta eterno por la infinidad de enfoques desde los que se puede abordar, honrar y redescubrir su genialidad. Por su naturaleza, la vía de la viñeta, con el desborde expresivo y creativo que lleva asociado, constituye una manera sugerente de acercarse al maestro de Fuendetodos. Un cauce canalizado por ‘El cómic y Goya. Una muestra de veneración’, exposición habilitada en los Antiguos Depósitos Pignatelli, en el zaragozano Paseo de Cuéllar.

Detrás de la muestra, impulsada por el Ayuntamiento (el Área de Vicealcaldía, Cultura y Proyección Exterior) en el marco de la conmemoración del 275 aniversario del nacimiento de Goya, está Juan Royo Abenia, economista experto en responsabilidad social corporativa y en especial un apasionado y un divulgador ilustre del mundo del cómic. La ha comisariado con la ayuda de Miguel Royo Gasca, su hijo.

El inicio de la exposición 'El cómic y Goya'
El inicio de la exposición ‘El cómic y Goya. Una muestra de veneración’

La propuesta parte de un concepto tan cierto como arrebatador, el de Goya como precursor del cómic. Royo Abenia recuerda al respecto sus aleluyas y su narrativa de viñeta, sus caprichos y sus grabados de tauromaquia, a su manera «lujosos fanzines». Añade a este argumento que Goya trascendió la pintura, en principio reservada a las elites, «y la llevó al público general», lo que enlaza con el rasgo de que el cómic se adscribe a la cultura popular.

Completa su discurso con la apreciación de que el artista bien podría considerarse «un superhéroe» en cuanto a su singularidad, analogía que refuerza con el énfasis en que, como estos, Goya tuvo «un dilema moral». Lo comenta en referencia a su sintonía tradicional con lo francés y el choque interno que le produjo la guerra por su condición de español.

El conjunto, con alrededor de un centenar de obras, se define por la aportación de 60 creadores. En la lista aparecen aragoneses como Bernal, Moratha, David Guirao, Chema Cebolla, Javirroyo, David Vela, Alfonso Miguel Sánchez y miembros del colectivo Amibil, entre otros, y nombres como los de Fran Galán y El Torres, Carlos Pacheco, Forges, Idígoras y Pachi, Miguelanxo Prado, Adrián Bago y Josep María Beà.

La selección se compone de trabajos previos con guiños a Goya, búsqueda escudriñada por Royo hijo, y de obras realizadas específicamente para la iniciativa. Los autores se han movido con total libertad, de ahí la heterogeneidad de estilos plasmados en una muestra que, como indica su título, se rige por el homenaje, si bien también pretende reivindicar la influencia de Goya.

Miguel y Juan Royo, en el apartado 'La España misteriosa'
Miguel y Juan Royo, en el apartado ‘La España misteriosa’

El recorrido expositivo, en orden cronológico y que recoge la evolución creativa del genio (en aquellas vertientes que poseen lazos con el cómic) comienza con el ‘Retrato’ de Goya, inicio con curiosidades como el ‘Lobezno goyesco’ de Rodolfo Migliari. El segundo apartado es ‘La España misteriosa’, en el que más allá de las variaciones de ‘El sueño de la razón produce monstruos’ la mirada se detiene en ‘El akelarre’ de Fran Galán y El Torres, sin olvidarse de la alusión a Goya en ‘Hellboy’, del imprescindible Mike Mignola.

Después viene ‘Pasiones’, pasaje centrado, cómo no, en las mujeres según Goya, con la Maja con ‘batamanta’ (‘Maja, manta y tele’) imaginada por Javirroyo. El siguiente tramo es el de ‘La guerra’, con dos viñetas de ‘Ciudad inmortal’, del citado Alfonso Miguel Sánchez, ilustrador de la Red MIZ, y con el complemento de tres uniformes cedidos por la Asociación Histórico Cultural Voluntarios de Aragón.

El apartado 'Las pinturas negras'
El apartado ‘Las pinturas negras’

Luego llegan ‘Las pinturas negras’, parte en la que uno se fija ante todo en las modulaciones de ‘Saturno devorando a sus hijos’, una con el Doctor Muerte y otras utilizadas como portadas de ‘Hellblazer’ y de ‘Blackest Night’.

El Funko de Goya según Bernal

La muestra finaliza con una de las obras más llamativas, convertida en uno de sus símbolos: el gigante ‘Funko’ de Goya ideado por Bernal en simpática alusión a las populares líneas de figuras para coleccionistas. El ritual pasa por hacerse una foto con ella.

‘El cómic y Goya. Una muestra de veneración’ puede visitarse hasta el próximo 30 de julio. De lunes a viernes de 17.00 a 21.00, los sábados de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 y los domingos de 10.00 a 14.00. Merece la pena solicitar con antelación la visita guiada a cargo del propio Royo.

Un pasaje de la exposición 'El cómic y Goya'
Un pasaje de la exposición ‘El cómic y Goya’

Autor: Enrique Abenia

Periodista autónomo que ha hecho del cine su forma de vida y su especialización profesional. Desde hace una década es crítico cinematográfico de ‘Heraldo de Aragón’, donde antes trabajó como redactor. También colabora en el proyecto '20Bits' de '20 Minutos'.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *