Alex Abian y su proyecto de narrativa fotográfica en Japón: State of Tokyo

state of tokyo alex abian

Una vez más las redes sociales me sirvieron para descubrir un nuevo proyecto creativo. Tras varios meses siguiendo su trabajo, en esta ocasión entrevisto a Alex Abian, un zaragozano residente en Japón que nos muestra una mirada íntima y única del país nipón en State of Tokyo.

 

Alex Abian es un administrador de sistemas en la industria del videojuego y fotógrafo freelance residente en Tokio desde hace dos años.

 

Previamente pasó 4 años en Londres donde también estuvo trabajando en ambas industrias. Estudió y vivió en Zaragoza hasta 2011. Su formación como fotógrafo se la debo en gran parte al CTA de Zaragoza.

Hablo con él sobre su proyecto fotográfico.

 

¿Cómo surge tu interés por la fotografía?

 

Allá por el 2007 empecé un curso de fotografía analógica en blanco y negro en una casa de juventud de Zaragoza, impartido por Neima Pidal. La fotografía me ayudo a superar una fase complicada de mi vida y me hizo encontrarme a mí mismo, descubriendo una fuente de inspiración perdida tiempo atrás. Más adelante trabajé en la Expo2008 y tuve la suerte de compartir oficina con los fotógrafos de prensa que trabajaban allí. Jesús Antoñanzas, Chus Marchador, Fernando Sancho… son nombres que me vienen a la cabeza y que me traen buenísimos recuerdos. Me encantaba escuchar sus batallitas del día a día en la fotografía de prensa y también gracias a algunos de ellos, acabe comprando mi primera remesa de cámaras digitales y analógicas de Nikon.

 

¿Cuáles dirías que son tus influencias?

 

Podría nombrar decenas de fotógrafos extranjeros, pero de donde realmente he aprendido ha sido de trabajar ha sido junto a fotógrafos de altísima calidad en Zaragoza. Admiro muchísimo a Victor Lax, de quien aprendí muchísimo, también admiro el increíble ojo fotográfico de Pedro Etura, los retratos musicales de Pedro Anguila, y el arte y dominio de Fernando Baena, Domingo Espada, y sobre todo a mi mentora original, y buena amiga Neima Pidal. También considero una fuente importante de inspiración a Miquel Gonzalez por la calidad de sus cursos y por siempre estar ahí para escucharme cuando tengo la cabeza hecha un lio.

 

 

¿Qué cámara sueles utilizar? ¿Llevas focos o algún accesorio? 

 

Llevo muchos años disparando con la Nikon D600 porque es pequeña para ser de formato completo, y porque cumple con todos los requisitos que necesito para trabajar. Normalmente llevo un 24, un 50 y un 85 en la mochila, si disparo retratos, y un reflector compacto blanco. Si trabajo en un evento suelo disparar con el 24-70 y el 70-200, que son más versátiles.

 

Es fácil perderse y llenar la mochila de cachivaches, pero normalmente cuanto menos equipo más fácil me es concentrarme en el resultado final.

 

Intento llevar siempre una compacta desechable de 35mm para darle un toque diferente a los reportajes, como este de Brotures en Harajuku.

 

 

¿Cómo encuentras a los protagonistas de tus fotos? ¿sueles quedar con tus protagonistas o te acercas a ellos y les pides una foto?

 

Siempre intento conocer a la gente través de alguien en común, me es mucho más fácil conectar con los nativos cuando ya me conocen por otra persona, y es más fácil que se abran a ti. Es bueno explicar de antemano que es lo que buscas, aunque a veces he conocido a gente simplemente preguntándoles y entablando una conversación, hasta que me siento cómodo para pedirles un retrato. Hace poco estuve de viaje por Kurashiki, y acabé conociendo al dueño de un café, y ya abuelillo, en una antigua casa de estilo tradicional. Resulta que era su antigua residencia, aunque ya no vivía allí. En el café había una exposición de fotografías analógicas hechas por él. Las fotos eran de “Mejiro”, unas pequeñas aves de color verde y hechas en su propio jardín. Eran de una calidad y detalle increíble, en diapositivas, y de una composición muy cuidada. ¡Por supuesto, le pedí un retrato y hasta me añadió en el Facebook! Solo tenía 3 amigos.

 

 

Los japoneses suelen ser bastante tímidos, ¿cómo les animas a posar para ti?

 

La verdad que mis sujetos se suelen soltar enseguida, a veces me sorprendo lo rápido que cambian de actitud en cuanto se ven en una foto.

 

Siempre les dirijo en poses naturales y dentro de su punto de vista habitual, en vez de forzarles a hacer cosas extrañas para la cámara. Si se sienten incómodos intento hablar con ellos un rato hasta que se relajan, y entonces les fotografío.

 

¿Qué te gusta de Japón? 

 

El clima, la comida, el ambiente rural en la mayoría de barrios de Tokio. Me encanta la seguridad y la tranquilidad en cualquier sitio, de tener que estar menos pendiente de tus cosas comparado con el resto de países en los que he vivido. Me encanta la historia, la naturaleza y la mezcla de antiguo y nuevo que se plasma en la arquitectura y en el diseño de la ciudad.

 

 

¿Cómo llegaste allí? 

 

Mi primer trabajo en Londres fue para una empresa de videojuegos japonesa. Allí tuve la suerte de trabajar con gente muy interesante y no tarde poco en visitar el país. Después de 4 años en Londres decidí dejar mi trabajo con contrato indefinido y buscarme la vida en Tokio, empezando por un curso de japonés de varios meses que me permitió poder obtener un visado. Esto sentó los cimientos y me permitió acceder a un trabajo prácticamente a las pocas semanas de aterrizar aquí.

 

¿Cómo surge State Of Tokyo y qué quieres mostrar al mundo?

 

State of Tokyo surge como un ejercicio personal de narrativa fotográfica. Siempre había sido más dado a compartir trabajos o imágenes sueltas en vez de series o historias. Tras meses pensando en cómo afrontar este reto y de taladrar a todos mis amigos, decidí iniciar el proyecto. El objetivo siempre ha sido el contar historias de gente o eventos interesantes, no solo a través de imágenes sino también a través de los artículos que los acompañan, que también los escribo. Me ayudan muchos amigos con los que colaboro habitualmente y que traducen al Japonés. También colaboro de manera habitual con diseñadores o creativos de otras industrias.

 

¿Cómo describirías tus fotos en State Of Tokyo? 

 

State Of Tokyo es dual, es un estado emocional y mental en el que te encuentras cuando vives o visitas esta ciudad. Por el otro lado, State of Tokyo es un estado ficticio, en el concepto de Estado similar al de Polis griega, en el que la ciudad es mucho más que la capital de Japón si no su propia entidad, una ciudad de ciudades como me gusta llamarla. Mis fotos en State of Tokyo intentan capturar la esencia de las calles de Tokio a través de sus habitantes, sean nativos o extranjeros, desde un punto de vista abierto de mente, cosmopolita y urbano.

 

¿Crees que en el extranjero hay una visión errónea de Japón? 

 

Creo que la visión de Japón en el extranjero, e incluso de muchos extranjeros que viven en Japón, no es errónea, pero si superficial. El anime y los videojuegos solo son ramificaciones culturales llamativas, pero solamente un porcentaje de todo lo que se crea aquí. Hay un montón de gente “normal”, como en Zaragoza, que van a trabajar cada día a la oficina, a la fábrica o a la tienda, y se parecen muchísimo más a nosotros de lo que nos pudiera parecer. Sus preocupaciones son las mismas y aunque hablemos un lenguaje diferente, compartimos mucho más de lo que nos diferencia.

 

Más información sobre Alex y State Of Tokyo:

http://www.alexabian.com/

https://www.stateoftokyo.com/

https://www.instagram.com/alex_abn/

Autor: Monica MissTechin

Coordinadora del blog de MadeinZaragoza. Me dedico a la comunicación y al marketing online. Tengo un blog geek @misstechin. Me gusta el teatro, leer cómic, comer sushi y descubrir nuevos lugares con encanto en mi ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *